<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
jueves, julio 07, 2011
11:48 p. m.

Reflexión higronáutica sobre el uniforme escolar

rubricado por Higronauta

Leo anonadado que el noventa por ciento de los padres de la escuela pública Màrius Torres de L'Hospitalet de Llobregat ha decidido que el curso que viene, sus infantes vistan de uniforme para asisitir a clase. Un servidor parte de la premisa, al igual que el teniente alcalde de Educación de la ciudad, don Lluís Esteve, que «uno de los elementos de la educación es la libertad expresada de formas diversas, también en el vestir».

Me topo entonces, en medio del noticioso, con el argumentario del director del colegio, don Jorge León. Es en ese momento cuando las órbitas de los ojos se me tornan en dos sendos platos y en lo más profundo de mi mente se enciende una alerta roja de proporciones higronáuticas:

«Nos ahorraremos conflictos como el del velo en las aulas, evitaremos que algunas niñas vengan medio desnudas cuando llega el verano y ya no nos encontraremos con que algunos alumnos se sientan inferiores a los otros porque no pueden acceder a ciertos tipos o marcas de vestir»

Antes de refutar todos y cada uno de los puntos, partamos de una premisa bien clara: con este "método" la escuela y, sobre todo, los padres, tienden a practicar los hábitos de don Pilatos, desentendiéndose del concepto educativo que conlleva la vestimenta de sus retoños y dejándolo todo en manos de una votación de patio de colegio. Un modelo que, de progresar, puede llevar a que los infantes acaben siendo víctimas de toda clase de restricciones y varapalos por culpa de una (o varias) generación(es) de progenitores que, tristemente, empiezan a dar perdida la batalla que conlleva el proceso pedagógico en el educando. O eso, o Hermano mayor, empezamos a temernos...

Dicho ésto, pasemos el razonamiento de don León por el escáner de diatribas higronáuticas a ver que nos ofrece:

«Nos ahorraremos conflictos como el velo en las aulas»


Factor 100% erróneo. La culturalidad inmigrada sigue estando presente en el conjunto educativo, vistan como vistan los infantes. Hacer del uniforme el excusismo que-se-aguanta-con-pinzas para imponer una arreligiosidad, un catolicismo o, si me apuran, una adiferenciación de lo cultural es de elevado calibre patochesco. El conflicto va a seguir estando presente, sí o sí. La diferencia, es la de siempre: mientras las infantes católicas podrán seguir llevando el crucifijo por debajo del jersey, el hiyab se torna demasiado preponderante en una vestimenta cualquiera.

El pensamiento iluso parece tornarse pues complemento circunstancial de vestimenta, como el agua que apaga un fuego que no es tal, y que sufre de ínfulas de modelo precursor para futuribles escuelas, estamentos oficiales, y demás.

No nos engañemos, la polémica del velo solo se puede soliviantar, en tanto que considerarlo problema alguno, a base de decretazos, ya sean legales, ya sean disfrazados (nunca mejor dicho) de uniformidad en la vestimenta. El problema, sigue persistiendo. Y, por suerte, lo que le queda por delante...

«Evitaremos que algunas niñas vengan medio desnudas cuando llega el verano»


Aquí, don Jorge, se ha mimetizado con un pensamiento celtibérico añejo, que más recuerda a Torrente que al imaginario que, según los estamentos gubernamentales, deberíamos tener asumido en los primeros compases del siglo XXI.

Y es que sin llevar la oración más allá (cosa que resultaría harto fácil) hay que destacar el hecho que se refiere únicamente a ELLAS, dejando de lado cualquier alteración en los hábitos de indumentaria de ELLOs, ya sea el calzón bajado mostrando gayumbos, ya sea la falta de ropámen superior (factor bastante habitual en la zona periférica de la Ciudad Condal), esto es: el torso al aire.

Curioso, a qué negarlo. Y doña Bibiana Aído haciendo las maletas...

«ya no nos encontraremos con que algunos alumnos se sientan inferiores a los otros porque no pueden acceder a ciertos tipos o marcas de vestir»


Si el resto de la construcción "racional" era objetable, aquí ya ni les cuento. Porque esa diferenciación social en la ropa se ha producido desde los primeros pasos de la Escuela no uniformada. Se trata de opción y/o de educación. Se trata de diferenciación de los educados. Se trata de libertad de expresión. Se trata, pues, de encerrar a los niños y niñas en una burbuja asocial y atemporal ,que conllevará, en el momento que crucen el periodo educativo, un golpe con la realidad mucho más elevado, tras años de ilusión subterfugiada.

Lo triste resulta, si lo piensan por un momento, que se valore al individuo, desde sus primeros pasos, por su apariencia, dejando de lado otros valores mucho más importantes. Es, resulta obvio, un comportamiento que conlleva un ahorro económico para la escuela, pues, al no diferenciar, no tiene por qué entrar en los factores que conllevan todas y cada una de las variantes sociales. 1984 extrapolado al sistema monetario educativo.

Concluyendo


Es triste, que, en vista de los recortes económicos y de la falta de un supuesto interés educativo por parte de esos padres que han optado más por la ilusión al neonato que por el esfuerzo de la crianza, la educación en la diversidad, que es, a fin de cuentas la que crea librepensadores, se halle en una vía muerta. Es triste, pero harto harto beneficioso para un Sistema que no intenta fomentar la libertad del individuo (siempre de unos cánones preestablecidos) si no que promueve que la masa se perpetúe por los siglos de los siglos, incapaz, por sí sola, de evolucionar en cualquier dirección o campo posible. Así mismo, es triste, que se pretendan soliviantar todos los problemas sociales a base de uniforme. Pan para hoy y hambre para mañana, que dijo aquél.

No nos engañemos, la indumentaria preestablecida pretende crear unos patrones de colectividad homogénea que conlleven a la disolución de la Diferencia, entendida esta como elemento enriquecedor para el conjunto de la Sociedad.

Y sin diferencia y sin libertad, ¿qué nos queda?

Estudiantes somos, y en el camino nos entremezclaremos. O algo.


Etiquetas: ,

2 Réplicas:

  At 8/7/11 09:41 OpenID fjavierp afirmó:

"Nos ahorraremos conflictos como el velo en las aulas" cuando eduquemos de tal modo que los críos interioricen estas cosas hasta el punto de ver que llevarlo o no es cuestión de libertad personal y que, en cualquier caso, un hiyab es sólo un puto pañuelo.

"Evitaremos que algunas niñas vengan medio desnudas" cuando eduquemos de tal modo que los críos deduzcan por ellos mismos que quizá ser una zorra poligonera, al contrario de lo que les vende la tele, no es la opción de vida más óptima o inteligente y que, en cualquier caso, es sólo una opción.

"No nos encontraremos con que algunos alumnos se sientan inferiores a los otros porque no pueden acceder a ciertos tipos o marcas de vestir" cuando eduquemos de tal modo que los críos sepan leer solitos la semiótica implícita en modos de vestir y demás, ponerla en contexto y decidan que todo este asunto se la trae al pairo, porque hay infinitas otras cosas más interesantes en las que fijarse.

Don Jorge León: diga usted que es un retrógrado y un tipo a medias fascistilla a medias pedófilo, sin puta idea de lo que significa educar, y déjese de monsergas. Sea sincero, al menos. Reconozca que usted y el sistema al que representa se han quedado atrás.

  At 9/7/11 00:24 Blogger Higronauta afirmó:

Casi me preocupa más que los padres hallan votado a favor de la medida que la opinión de uno. Divago aún sobre ello, no se crea...