<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, julio 05, 2011
1:24 a. m.

El futurible Ministerio de Igualdad Aclasista

rubricado por Higronauta


«La cuestión es quejarse», que dijo el sabio. Y si es con un doscientos por ciento más de pataleta, mejor que mejor.

O al menos esa es la impresión que dan las últimas nuevas de don Mariano Rajoy (futurible presidente de éste, Nuestro Gobierno). Porque, ahora que doña Aído está haciendo las maletas para su destino oficial a la "ONU de las mujeres", parece que el Partido Popular, después de mucho renegar y blasfemar del Ministerio de Igualdad (como muchos de los que aquí nos congregamos, vamos), va a pasar a la reconversión. Y es que lo que antes era una intentona inocente y vilituperada de conseguir que los géneros (dos) o sexos (dos) alcanzasen esa útopica igualdad (o, en vocablos postvanguardistas, ecuanimidad) y que la Discriminación entendida como tal se dilapidara en la plaza pública de cada pueblo (al ladito de las acampadas del 15-M, ya saben) va a pasar a un intento de que el lumpen proletariat se codee en tanto que respesto y equidad con el empresario de a coche.

Discriminación positiva que le llaman ahora. Porque lo que no propone don Mariano es el sentido inverso. Esto es: que el señor capitalista empresario respete al trabajador. ¡Faltaría más! Tantos lustros de injusticia del trabajor por ese señor (o señores (o señoras)) que invierten su esfuerzo y su dinero en la Producción y en conseguir que el asalariado no se muera de hambre bajo puente alguno, plagado de injusticias, huelgas, revoluciones sociales, enfrentamientos con los extintos sindicatos y demases han de ser subsanados a la orden de YA.

Porque el pobre empresario, aunque la historia lo halla denostado hasta cotas inalcanzables, lo hace todo por el BIEN de la humanidad. Sin él, a fin de cuentas, el Sistema, y, en su defecto, el Mundo, no podrían haber subsistido tantos años tal como está. Y no hay peros que valgan.

Quedamos pues a la espera de las acciones de esta posible renovación del Ministerio de Igualdad. Deseamos, muy mucho, que a partir de ahora, el jornalero (jactanciosamente elevado a Clase Media de pacotilla) pueda ser equiparado, en términos lingüísticos y sociales (económicos no, que ya sería pasarse y diluir los conceptos) con el (mal llamado) Emprendedor.

Con propuestas como éstas, don Mariano a buen seguro tiene en el bolsillo o la urna el voto de buena parte de la masa laburante. Espérense unos mesecitos y verán.

Y si no, a muy malas, a parte del critiqueo y de la quema de capitostes multimediáticos, siempre podremos entonar aquél lema del denostado Ovidi Montllor: «Va com va» («Va como va»). Aunque, qué conste, entonces dejaremos de ser modernos. O sea.





Etiquetas: , ,

0 Réplicas: