<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
jueves, junio 02, 2011
9:26 p. m.

Delicias Higronáuticas vol. 34: Manolo Otero (In Memoriam)

rubricado por Higronauta


Se nos acaba de marchar de viaje sin retorno el ínclito galán Manolo Otero, el hombre que supo susurrar y entonar temas de tal manera, que más de una fémina a buen seguro acabó, como poco desmayada de orgásmico placer lascivo. Un hombre, que, una vez más, fue enclaustrado en el monasterio del olvido perpetuo, pese a tener un tema, que, poco o nada tiene que envidiar en cuanto a componente erótico-festivo al clásico y resabido Je t'aime mais non plus de don Gainsbourg.





Don Otero se convirtió en una voz que trascendía más allá de la tonadilla melódica de la época, con esa voz de profundidad insondable y ese puntico de lascivia oral que acarrean todos y cada uno de sus versos.




Casado con doña Cantudo (una especie de tándem de lo que vendría a ser hoy en día Alaska&Vaquerizo, pero a la inversa), supo también dedicarse, entre tantas y tantas facetas, a la canción ligera (o ligerísima), como este delicioso tema, que, pese a que un servidor se decanta siempre por la versión de San Aguilé, supo estar a la altura del original de Cliff Richard. Desconocemos, eso sí, si está dedicado a la que fue su esposa, que todo podría ser.





Descanse en paz «La Voz» celtibérica por antonomasia. Genio y figura hasta ya sabemos dónde. Buen viaje, maestro. Y gracias.

Etiquetas:

2 Réplicas:

  At 4/6/11 03:42 Blogger Diazepan afirmó:

1) QEPD

2) Yo tengo una parodia de Andres Pajares de "Todo el tiempo del mundo" aquí
http://www.youtube.com/watch?v=mAJunG6o9hI

3) Te invito a mi blog

http://diazepan-spanishbizarro.blogspot.com/

  At 5/6/11 23:56 Blogger Higronauta afirmó:

Le agradezco la invitación caballero. Ante un somero repaso he salido pavlonianamente ante sus conocimientos musicales varios...