<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
miércoles, marzo 12, 2008
8:00 p. m.

Las Aventuras de Zipi y Zape

rubricado por Higronauta




No, no es añoralgia. Pero un servidor no puede evitar plantearse el mero hecho que, las adaptaciones cinematográficas de clásicos de la viñeta, resultaban mucho más humildes y fieles al original en el siglo pasado. O, cuanto menos, mucho más sinceras. Si bien, buena parte de ellas, estaban caracterizadas por una escasez de recursos considerable (algo impensable a día de hoy), el amor para con el original consiguió traspasar el celuloide para llegar al imaginario del espectador gozoso.

El Capitán América, Nick Furia, las dos entregas cárnicas de Tintin (El Misterio de Las Naranjas Azules y el Toisón de Oro) o el mismísimo Popeye de Altman son buena muestra de ello, en comparativa con esas megaproducciones parafernálicas mucho más frías y distantes, por culpa, en parte, de una mayor importancia dada al fenómeno FX o CGI en detrimento de una historia. Y como no podía ser de otra forma, Las Aventuras de Zipi y Zape pertenece, categóricamente, a las primeras, no sólo por su fecha de manufacturación, si no, sobre todo, por su inocencia y pasión hacia los gemelos Zapatilla.

LA PELÍCULA

Lo primero que llama la atención de Las Aventuras de Zipi y Zape (a partir de ahora LADZYZ), es, salvando las distancias, el sorprendente parecido para con el Popeye que dirigiera maese Altman en las islas maltesas un año antes. Porque, para empezar, ambas dos hacen uso de un humor surrealista e inocente, que llega a caer, en varias ocasiones en lo delirante e histriónico. Ambas dos, también, se cimentan en una base musical, donde las canciones, si bien no conforman una parte determinante del metraje, si que se tornan elementos adyacentes a la par que imprescindibles, por más que, alguno de los temas, pueda resultarnos, desde la distancia y la adultez, simplemente desquiciantes. Y, finalmente, entrambas son un producto manufacturado directamente para público infantil y juvenil, una denominación de orígen que ha ido perdiéndose con el paso de los años.


Zipi y Zape en el parque de atracciones del Tibidabo


Resulta harto curioso que, un señor como Enrique Guevara, encarado en gran parte al mundo de las cintas S postfranquistas (Una loca extravagancia sexy o En busca del polvo perdido, por citar algunas) concibiera un argumento y guión de una plasticidad tan adecuada para el público al que se dirige (obviamente en las antípodas del espectro con el que estaba acostumbrado a laborar). Y es que, directamente, LADZYZ es una simple gamberrada cienamatográfica que no puede más que hacernos disfrutar de la proyección de inicio a fin.

DEL COMIC A LA PANTALLA

En nada afecta el escaso capital disponible en la translación de la família Zapatilla y compañía de las viñetas que pariera el maestro Escobar a la pantalla grande. Es más, se podría llegar a afirmar que es esa escasez de recursos la que facilita, si bien no el realismo, sí la fidelidad hacia/con la obra original. Y es que contemplar en carne (poca, eso sí) y huesos a doña Jaimita o a don Pantuflo, les bien puedo asegurar que impresiona muy mucho, porque nuestro cerebro andaba tan acostumbrado al papel que esa tridimensionalidad humana nos resulta repulsivamente embriagadora . Al igual pasa con Zipi y Zape aunque al tratarse de personajes menos extremos, la sensación es menor. Y aunque durante el metraje cometerán ciertas travesuras (de distinto calibre y alcance), uno no puede más que quedarse con regusto a poco, deseando, desde el infante que disfrutaba con las viñetas, más, mucho más.

Ejemplificiación multimediática de la caracterización zapatillesca


La unión de estos personajes con los expresamente creados para la ocasión, una banda de mafiosos italianos de poca monta en carnes entre otros del genial y denostado Damià Barbany y del olvidado Carles Velat o la tía Aniceta, una siempre sublime Mary Santpere acaban de completar el reparto estelar de una historia que, no por exceso de psicotronía se torna tonta o alelante. Au contraire. Contemplar en la recta final de la cinta, una serie de desvaríos irreales, aunque absurdo, resulta deliciosamente hilarante. Persecuciones, camareros que, al estresarse se transforman en monstruos violetas hulkianos, Sherlock Holmes motorizado o un delicioso trío de mujeres acabadas de salir de la academia y empleadas para una voz en off, se antojan situaciones estelares de la comedia patria, poco o nada reconocidas (y conocidas) y que nada tienen que envidiar a esos finales a la carrera de grandes producciones de la comedia de antaño.

Qué belleza de delirio, digna del propio Lou Ferrigno

CONCLUSIÓN

Sencilla, directa, fiel, resultona, entretenida, soprendente, son algunos de los adjetivos aplicables a LADZYZ que me vienen a la testa y que, partiendo de la premisa que se trata de una trastada fílmica realizada desde el cariño, con un presupuesto escaso y con unas pretensiones determinadas, y que aún así consigue, no sólo cumplir con su cometido, si no, en determinados momentos, llegar más allá, me parece, simplemente, admirable. Una dignísima adaptación de un tiempo en que en este país, todavía se hacía cine de niños para niños, costumbre que, vayan ustedes a saber por qué, acabó perdiéndose, al igual que la música de niños para niños, pero eso ya, es otro tema...

NO SE VAYAN TODAVÍA, AÚN HAY MÁS

De puritita casualidad, buscando material multimediático para ilustrar este artículo, me he topado con una página web donde pueden visionar la película en todo su esplendor, justamente aquí. A disfrutarla...

14 Réplicas:

no se muy bien porque, no hace mucho, alguien en televisión (no me pregunte el canal) decidió que era una buena opción programar esta peli un domingo por la mañana y pude disfrutar de dicha joia.. descubriendo a Mari SantPere por allí metida.. nunca fui fan de zipi y zape, yo era más de mortadelo y superlopez, pero la peli me enganchó.. lo confieso.

  At 12/3/08 23:30 Blogger Aura afirmó:

Pero que guapos van todos... y que elegantes... Lo encuentro todo tan precioso, don Higro.

  At 13/3/08 00:58 Blogger Kalimero afirmó:

Miles de gracias maese Higronauta, miles de gracias!!!

  At 13/3/08 03:10 Blogger ramón afirmó:

Esto es de interés general. Como poco.
Durante mi infancia brugueriana Escobar nunca fue plato de mi gusto, con ZyZ a la cabeza. Así que la película tampoco me gustó en su momento. Más bien todo lo contrario: me daba mal rollo, casi más que la primera vez que vi Videodrome.
No le niego sus virtudes, pero siempre he sido alérgico al universo Escobariano y a Joan Monleón (a guanyar diners...)
Lo que disfrutaríamos con un Capitán Trueno o un Mortadelo a tiempo. Esta es nuestra orgullosa psicotronía en mayúsculas y hay que reivindicarla.
La vida como constante constatación de que el bolsillo mostrenco de la realidad no tiene fondo...

Saludos sin talento!

  At 15/3/08 19:53 Blogger Marta afirmó:

ahhgg! pero que grima me da Doña Jaimita con ese sistema motriz digno de película Japonesa de terror!!!

  At 18/3/08 12:42 Anonymous Angalqua afirmó:

Que delicia de lema de Twiter por una globalización cazurra, ¡conejo de pascua Celtibérico ya! Con su permiso la copipasteo con todos los honores.

  At 18/3/08 21:54 Blogger Higronauta afirmó:

Un servidor pasó por varias etapas bruguerianas, Jefe Dreyfuss, y aunque, para el momento del visionado de esta joya, estaba en pleno mortadelismo frenético, y que su visionado se realizó en una televisión en blanco y negro con una pantalla de no más de diez pulgadas (apostaría que menos), tumbado en el camastro, también me marcó desmedidamente.

La estética está tan cuidada, querida Aura, que uno a veces no sabe si se encuentra ante imagen real o ante viñetas en movimiento.

De nadas, maese Kalimero. Lo dicho, que lo disfrute.

Ramón, si me apura, afirmaría que de nivel estatal. Si el cine celtibérico fuera así, ya le digo que no habría tanta crisis ni tanta paparruchada.

Se, y sus palabras lo confirman, maese estanli, que hay un universo catódico valenciano que no he podido pisar y me duele, mucho. Y puedo entender ese malrollismo que comenta, eso sí, que ensaque por igual a esta cinta y a Videodrome, no hace más que corroborar su alta calidad. O algo.

Lástima de aquél proyecto fallido de don Bajo Ulloa, maese Superwoobinda, aunque creo que ya llegaba tarde. Aún así, reivindico una adaptación fiel de Roberto Alcázar y Pedrín. Y cuando digo fiel refiérome a que no pase por el tamiz del buenrollismo de lo PC. Con una sociedad tan multicultural como la que gozamos, puede ser toda una bomba.

Y suerte de ello, don VPySZ, y suerte de ello.

Me mesmeriza ese efecto de sonido de su movimiento a caballo entre la artritis reumatosa y el castañueleo más patrio, querida Marta.

Copiepastee a gusto, maese Angalqua, pues esta es morada del copyleft...

  At 20/3/08 21:02 Blogger Prisamata afirmó:

Yo espero las pelis de Taxista, SuperLópez, Piter Pank y Las hermanas Gilda.

El single de esta peli lo recuerdo como recuerdo la primera boca con olor a cerveza que besé.

  At 21/3/08 02:49 Anonymous Vampirella afirmó:

A ver, tontito, me niego a seguir leyendo lo que escribes porque nada más empezar me encuentro con la palabra "añoralgia", que no existe. Si te crees más wais por escribir con una terminología inexistente y más sofistiquée lo cierto es que no lo eres.

  At 21/3/08 23:36 Blogger Higronauta afirmó:

Cuán grande hubiera sido una adaptación de Superlópez a lo Supersonic Man, y, obvio, dirigida por el maestro Piquer, maese Prisamata.

Querida Vampirella, la «añoralgia» a la que usted hace referencia, si bien no está aceptada en el DRAE, surge de la mente de Les Luthiers y su uso por parte del que esto escribe, es mera fagoticación honrosa para con el quinteto argentino. Y ya le digo que otra cosa no se, pero "sofistiquée" no creo que sea un término que se pueda aplicar a este blog, independientemente de la redacción higronáutica.

  At 28/3/08 01:54 Blogger Intramuros afirmó:

Este post me está sentando como la famosa magdalena de Proust... pero rellena de LSD!!!