<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, febrero 12, 2008
10:55 p. m.

La habitación contigua

rubricado por Higronauta

La futurabilidad cinematográfica se puede presentar de diversas maneras. Una de ellas, es la grandilocuente y onerosa virtualización del espacio-tiempo por llegar, a base de atrezzos e infografías varias. Otra, hermana bastarda de la primera, es la construcción de esa contextualización futura pero, bajo la premisa de un presupuesto nímio, conformando así esos clásicos de serie Bé y Zeta de los que tanto disfrutamos ustedes y un servidor. La tercera alternativa, es, quizás, la que pone más los pies en el suelo: trasladar la cotideanidad del ahora hacia adelante, haciendo uso de pequeños elementos y de excelentes diálogos, que, pese a deslizarse por el borde de la navaja en tanto que pueden producir consecuencias fatales para la consecución de los objetivos, si se realiza con amor e inteligencia, provoca unos resultados harto sorprendentes.

Pues bien, La Habitación Contigua se alínea con esta última opción, y, a qué negar, consigue esa translación en la línea del contínuo de manera cómoda y acertada. Con dos espacios cerrados, tres actores y una serie reducida de elementos rompe la barrera del tiempo y nos coge de la mano para llevarnos hacia adelante y hacia atrás, de una manera harto natural.

La puesta en escena y el atrezzos son, aunque someros, detallistas y cuidados hasta lo más mínimo, y no hacen más que acentuar la idea y el concepto a transmitir. En cuanto a las actuaciones, simplemente correctas, que, aunque en otros contextos pudiera esto parecer negativo, en La Habitación Contigua es un acto de acierto y concreción ideal. Nada a apostillar, excepto ese acento francés con el que arremete Óskar Redondo, que no acaba de adaptarse, y va desde lo forzado hasta lo poco creíble. Aún así, un pequeño borrón que no embrutece en absoluto el resultado final, a qué negarlo.

Para el que esto escribe, recién caído en el mundo del cortometraje, La Habitación Contigua resulta una excelente cinta por todo lo enarrado hasta este punto. Los señores Daniel (Lebowski) Romero y Raúl Garán se antojan conocedores del medio y apelan a ello en cada segundo del metraje, conformando una historia que, aún la escasez de medios económicos, resulta, simplemente, deliciosa en tanto que acertada y creíble. Es más, uno acaba el visionado y no deja de darle vueltas a la historia y a sus personajes, hipotetizando qué será de ellos tras los títulos de crédito. Dudeo si ese era el fin ulterior de los directores pero, un servidor, tratándose como se trata de un cortometraje de a penas nueve minutos, agradece esa posibilidad muy mucho.

Desde éste, su higroblog, hace tiempo que se espera y desea la caída de los grandes entronados directores celtibéricos, que a cada cinta que realizan, demuestran más su decadencia y oportunismo, para así poder dar paso a una nueva generación de directores noveles que vuelvan a hacer brillar el cine patrio llenando salas. Y, les bien puedo asegurar, que los dos mostrencos culpables de esta pieza, tendrían muy mucho que decir en ese anhelo tan ansiado. O sea.


Etiquetas: ,

9 Réplicas:

No saben cuanto se agradecen sus palabras, compañero Higronauta. Su sinceridad y objetividad crítica son dignas de admiración y subrayo cada uno de sus "peros", de los que soy consciente.

No le negaré que he leído su post unas cuantas veces. En una época en la que es tan complicado que a uno le dediquen siquera 9 minutos de atención, no sabe cuanto significa que alguien se detenga a teorizar sobre su trabajo.

En efecto, la intención definitiva de todo esto es que tras el fundido final, el espectador cierre los ojos y reflexione sobre lo que ha visto. Esos pocos segundos (o minutos, o horas) en los que el cortometraje se adueña de su memoria a corto plazo, valen por un año de esfuerzo, se lo aseguro.

¡Muchas gracias!

  At 13/2/08 09:08 Blogger krisish afirmó:

Estaré atenta al estreno.
Tiene muy buena pinta. Me recuerda un poco a El tren de la bruja de Koldo Serra, el experimento, la voz por megafonía...
Genial el diseño del cartel.
Un saludo Higronauta.

  At 13/2/08 13:10 Blogger Aura afirmó:

Cuando me decida a hacer un corto me lo reseña usted. ¡Que grande!

  At 13/2/08 13:13 Blogger Mario afirmó:

El hombre de arena le debe una revisión a esta cinta que por diversos imprevistos aún no se ha podido dar.

Aprovecho para disculparme desde aquí por la tardanza Dani, y no dudes que el día llegará.

Saludos!

  At 13/2/08 13:19 Blogger Mario afirmó:

Por cierto, Maese Higro, ya que está podía reseñar también ¡ZOMBIFICADOS!

No entiendo como los mass media han podido pasar por alto tan gloriosa creación ;-)

  At 13/2/08 17:33 Blogger Roski afirmó:

Hola, perdone el offtopoic pero me he mudado de dirección y posiblemente el enlace que tiene en la columna de la derecha a "Historia Particular del Mundo" ya no sea valido.

La nueva dirección es

http://ricoestofado.blogspot.com/

Saludos. Y disculpe.

  At 13/2/08 18:31 Blogger Higronauta afirmó:

Pues ya le corroboro que consiguieron, con creces su objetivo, maese Lebowski. Y gracias a usted (y a Forfy).
Esté pendiente de la página oficial, de la de maese Lebowski, Un día de Furia, o, a partir de este momento, de por estos lares, donde de buen seguro podrá informarse de los próximos pases para visionarlo, Krisish.

Sabe que acepto encantado, querida Aura.

Don Mario, le recojo el guante, y más, teniendo en cuenta, la vergüenza que dame no haberlo visionado todavía, colaborando donde y con quien colaboro.

Mode Offtopic On

Maese Roski, actualizado. Gracias por la información, pues ya quedéme esta mañana sorprendido al toparme con eso, que para nada tenía que ver con usted.

Mode Offtopic Off

  At 21/2/08 21:23 Blogger forfy afirmó:

Tarde como siempre pero aquí estoy. Gran reseña amigo, al igual que dice Aura, cuando realice algo (algún día, digo yo) será de los primeros en juzgar mis resultados.

Subrayo todo, de hecho es el tipo de reseña que me gustaría hacer y que no puedo por estar demasiado metido en el ajo. El acento de Oskar, por ejemplo, pese a todo me parece una proeza. Cuando Dani me dijo que el personaje era francés, levanté la ceja pensando en lo ridículo que podría quedar. Pero no obstante creo que Oskar sabe darle ese toque "pasota" que necesita Philippe.

Por mi parte estoy muy orgulloso de haber podido colaborar para hacer esto. Pese a que no ha tenido mala acogida en festivales, tengo la sensación de que eso que cacareamos de que el cine de género es un género máldito en nuestro país es bastante cierto. Por eso, el final de su reseña, pese a todo lo manido que pueda parecer (en "nuestros círculos" es el pan nuestro de cada día) sigue siendo necesario.

Otro cine en este pais es posible! (Sin que haga falta que nos unamos a ZP, o hacer drama social de posguerra)

P.d: Perdón por tardar en contestar pero ya sabe como funciono, prefiero leer y comentar algo con consistencia que pasar deprisa y corriendo y poner cualquier cosa.

  At 26/2/08 12:45 Blogger Higronauta afirmó:

Explíqueme mal. El acento está conseguido (en mayor o menor medida). Se lo digo desde la experiencia auditiva diaria. El problema es el encaje de esa pieza dentro del puzzle total que no acaba de entrar todo lo bien que debiera.

Y no es únicamente el cine de género el maldito, es todo aquél que no tiene la firma de un contado número de elementos.