<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, marzo 04, 2008
12:59 p. m.

Delicias higronáuticas vol. 19: De bichitos y vecinos

rubricado por Higronauta

En el imaginario musical del que esto escribe, las melodías y tonadillas empiezan a reiterarse, aunque su composición lírica se vea permutada, ya sea para bien o para mal, ya sea por cuestiones de autohomenaje, fotoclonismo o, simplemente grandeza creativa. Una de esas ambidualidades higronáuticas ya pasó por aquí hace un tiempo: el Saca el güisqui cheli vs el Escancie su excelencia una copita de anís de los simpares e inimitables Desmadre 75.


Pues bien, poco podía imaginar un servidor, que en cuestiones pares, Barrio Sésamo iba a estar a la zaga de tan magna proeza (léase Barrio Sésamo, léase su predecesor, Ábrete Sésamo, que tanto monta, monta tanto). A lo que vamos: dos temas, dos, auspiciados bajo una sola melodía. O dicho a la inversa: un sólo tema con dos letras distintas. Ustedes mismos. Audicionen, deleiten y escojan.



Tus vecinos



Un bichito más


Etiquetas:

8 Réplicas:

  At 4/3/08 15:22 Blogger Aura afirmó:

Mmm comparar a un vecino con un insecto no es tan raro :)
Me quedo con el didactismo lisérgico de "Tus vecinos", no obstante "Un bichito más" tiene un nosequé que me hace pensar que si se reproduce al revés y a la velocidad adecuada se puede oir una invocación satánica.
Y eso es un +1.

  At 4/3/08 19:49 Blogger Marta afirmó:

Mas que bichitos..en mi barrio hay algun que otro bicharraco para los que el bote de insecticida solo les surte efecto cuando lo proyectas directamente contra su cabeza. Bien mirado es una táctica que no daña a la capa de ozono ni produce malos olores...

  At 4/3/08 20:14 Blogger kuroi yume afirmó:

mi sesame song siempre será el maná-maná

  At 5/3/08 11:40 Blogger krisish afirmó:

Yo también me quedo con Tus vecinos, aunque los dentistas no son de mi agrado (traumas infantiles varios).

  At 5/3/08 12:47 Blogger Higronauta afirmó:

Quizás la comparación conlleva una falta de ética para con los insectos, en buena parte de los casos, querida Aura. Aunque habría que permutar «bichito» por «bicharraco» como afirma marta, para acercarse a la realidad.

Satanismo en barrio sésamo. Apunta usted alto, maese estanli. Un servidor era de la opinión que el Mal, así en mayúsculas, se inició con Yupi y Astraco aunque quizás ande errado...

No se ofusque marta, en caso de explosión y contaminación nuclear, los únicos que seguro sobrevivirían serían los vecinos de uno.

Maese kuroi, si le soy sincero mis dos temas barriosesameros de siempre han sido el Pato Pepe y el Tío Pepe, curiosamente, ahora que me fijo, ambos dos auspiciados bajo el nombre del señor José...

No serán de su agrado Kirish, pero, al igual que los insectos, son necesarios para mantener el ecosistema. O algo así.
¿Sabe que ese post de Saca el güiski cheli fue el primero que leí en su blog?, desde entonces me tiene usted enganchada ;)

  At 8/3/08 04:12 Anonymous Angalqua afirmó:

OHH!! que bello espinete luciendo leopardo es todo un regalo, como siempre (like Preysler, con los ferrero rocher y sus invitados) nos sorprende gratamente