<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
viernes, julio 06, 2007
12:43 p. m.

Formación religiosa no obligatoria en tiempos de Franco

rubricado por Higronauta

Quédense con el nombre: Antonio Cañizares, arzobispo de Toledo y presidente de la Conferencia Episcopal Española. Y es que a este hombre, al final, va a ver que dedicarle una sección especial en el Higroblog, pues tiene la capacidad de barruntar memeces de un calibre tal, que, cada cierto periodo de tiempo, cual si del cometa Halley se tratara, aparece en la escena pública, deja caer una perla mental y vuelve a desaparecer tras los muros de su obispado hasta nueva entrega.

Porque si hace cosa de año y medio nos regalaba los oidos con una sinrazón como ésta, ahora, en un alarde de revisionismo histórico como sólo don César Vidal podría igualar y/o superar, el vicepresidente de la CEE, recientemente en un foro de debate celebrado en la sede de El Mundo, afirmó:

"(...)la formación religiosa nunca ha tenido la obligatoriedad que, por ejemplo, va a tener ahora Educación para la Ciudadanía. Incluso en tiempos de Franco se podía dispensar a aquellos alumnos, cuyos padres perteneciesen a la confesión evangélica o bautista. Después, con la democracia, nunca ha sido obligatoria".

Sin comentarios.


Etiquetas:

5 Réplicas:

  At 6/7/07 14:01 Blogger miultimodia afirmó:

Y se queda tan pancho el tío...

Parafraseando a su anterior post: Cuánto hijo de puta y tan pocas balas.

  At 6/7/07 16:57 Blogger Aura afirmó:

¿Qué Franco? :)

  At 7/7/07 13:01 Anonymous Angalqua afirmó:

Analicemos la frase;
"(...)la formación religiosa nunca ha tenido la obligatoriedad que, por ejemplo, va a tener ahora Educación para la Ciudadanía." (Esta frase sola, aunque incierta tiene sentido Incluso en tiempos de Franco se podía dispensar(a menos que use dispensar como; eximir de obligación o absolver de falta leve)a aquellos alumnos, cuyos padres perteneciesen a la confesión evangélica o bautista. (esto es una verdad a medias les dispensaban solo de los ejercicios espirituales, es decir de ir a las misas católicas,y casi siempre a criterio del profesor, pero la formación del espíritu nacional, pasaba por la formación moral católica y la enseñanza de la praxis ritual de esa religión. Además existía una fuerte presión social sobre los miembros de otras confesiones religiosas. Mi madre y su familia llevaron el sobrenombre de herejes y protestantes durante las dos primeras décadas del régimen) "Después, con la democracia, nunca ha sido obligatoria".(esto es otra verdad a medias, dependiendo del lugar, pese a no haber imperativo legal, si lo había social, mi madre solicitó formación religiosa protestante para mí en el colegio donde estudiaba y el profesor de religión impidió que se me proporcionara, saliendole gratis a la consejería, argumentando que no había tantas diferencias entre los currículos de las dos asignaturas y que no se iba a traer un profesor por un niño solo. Tuve cuatro años de religión católica antes de que se les ocurriese poner ética, y esas clases consistían en hacer mis tareas con un profesor que estuviese desocupado)
Particularmente no me gusta la asignatura de formación para la ciudadanía, pero no me gusta por la implícita violencia ideológica del estado y la escasa argumentación de los valores que se trasmiten en su currículo.
La iglesia católica tiene miedo de perder espacios de poder simbólico, y se contradice cuando argumenta que el estado pretende el adoctrinamiento, que es lo que pretenden ellos y el resto de las confesiones religiosas, adoctrinar, el estado hace lo mismo a su manera, en los valores que le interesan, para configurar cabezas creyentes en la propiedad inalienable de los derechos como esencias bajadas de no sé que mundo trascendente.
Todo es la misma mierda con distinto olor...

  At 8/7/07 17:31 Blogger Yedra afirmó:

Estos tíos viven en el universo paralelo del fanatismo...

  At 9/7/07 18:16 Blogger Higronauta afirmó:

Aura dudeo, a qué negarlo. He pasado por la entrada Franco en la wikipedia y me he quedado con la duda si este santo señor se refería a la moneda, al pueblo germánico, a la pedanía del Condado de Treviño o a Franco Battiato, entre otros. Si alguien me sacara de la duda, eternamente agradecido le quedara.
Por cierto, se la echa de menos.

Yedra, más que paralelo, son el fanatismo. Disimulado, siempre pocosutilmente, por el fanatismo islámico, pero a fin de cuentas, hermanos gemelos (o mellizos).

Maese miultimodia, tan pancho no se habrá quedado. Lo más probable es que los altos estamentos eclesiáticos y los derechosos se estén planteando su canonización una vez llegue al reino de los cielos. Con soliloquios como éstos, a qué negar que se lo merece.

Maese angalqua: toda la razón, el adoctrinamiento por via rectal es siempre incoveniente. Aún así, esta formación para la ciudadanía, con una apestosa semblanza a la tradicional clase de "ética", tiene (o al menos pretende) formar librepensadores (siempre dentro de las limitaciones tanto sociales como educativas). Tema a parte es la poca influencia que pueda llegar a tener, pues, por más que se empeñen, vendrá a ser lo que tradicionalmente se ha llamado (y dudeo el porqué del nombre) una "maria".
Y tiene usted razón en cuanto a la dispensación de la religiosidad. Caso a parte, como usted comenta, eran las reprimendas y consecuencias que ello podía comportar. Y tal como estaban los tiempos, salirse del redil era un tema harto espinoso (por no decir punible).