<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
lunes, mayo 15, 2006
3:30 p. m.

Aupa Etxebeste!

rubricado por Higronauta
Bonita falacia esa que afirma que el cine español está de capa caída. La sobrevaloricación de una cantidad ingente de directores venidos a menos (si es que han llegado a hacer algo con un mínimo valor en toda su carrera) ha propiciado que en esta tierra de la piel de toro y la flamenca, no se realicen más que producciones, que, o bien caen en el melodramatismo más acérrimo e insoportable, o bien en la chusquedad de la comedia zafia y casposa. Afortunadamente, de vez en cuando (más en cuando que de en vez), una pequeña joya cinematográfica surge de la mente de algún director (casi siempre novel) y salva toda una añada. Aunque el apoyo del sector sea ínfimo, por no decir nulo, y pase sin pena ni glorias por las salas de exhibición y/o prehistóricos videoclubs de barrio, todo hay que decirlo.


Es el caso de Aupa Etxebeste!, una pequeña delicatessen que nos ofrecen don Asier Altuna y don Telmo Esnal, ambos recién llegados del (sub)mundo del cortometraje y que recomiendo encarecidamente. Les cuento: "El mismo día en el que la familia Etxebeste va a salir de vacaciones, el padre, Patricio (Ramón Agirre), recibe una llamada desde el banco para informarle de que todas sus cuentas han sido embargadas. Ya no tienen "un euro" para irse de vacaciones, pero tampoco pueden dejar de ir. Nadie en el pueblo puede sospechar cuál es su verdadera situación. Sin comentar nada a su familia, todos hacen el equipaje, meten las maletas en el coche, se despiden de los del pueblo y toman rumbo a Marbella. Poco después de salir del pueblo, Patricio se desvía de la carretera para informar a su familia del plan alternativo: pasarán las vacaciones encerrados en su casa, mientras todo el pueblo creerá que disfrutan del sol y la playa." Como ven, la premisa argumental es harto, ya no sólo original, sino, sobretodo surrealista.
Y es que don Patricio, derrochador nato por el mero hecho de conformar una imagen pública, tiene la sana intención de presentarse a alcalde de la localidad, y, obviamente, un hecho como la bancarrota no favorecería en nada sus expectativas, más si tenemos en cuenta que se trata de un pueblo, con sus clásicas costumbres y tradiciones (con todo lo que esto conlleva, para mal o para bien). De ahí que se le ocurra la carpetovetónica idea de volver a su morada en plena noche, para pasar escondidos todo el agosto. Pero, obviamente, no va a resultar tarea sencilla, pues para empezar, como es tópico obligado, la nevera quedó vacía antes de su marcha. Así que tendrán que ingeniárselas, no sólo para buscar alimento que llevarse a la boca (como muestra, decirles que uno de los primeros suculentos platos que ingieren una vez han acabado con las pocas reservas alimentarias que tenían en la mansión Etxebeste es paloma, cazada mediante el uso de la ingeniosa trampa ideada por el abuelo), sinó también para matar el tiempo sin salir de casa (imagínense un mes entero encerrados con su progenie) y al mismo tiempo evitar ser descubiertos por la (marujoide) vecindad.

Concluyendo, una pequeña joyita, intimista, crítica con la sociedad actual de una manera nada forzada y toda una muestra de cariño por parte de los padres de la criatura. Ahora sólo falta ver, si las productoras patrias vuelven a confiar en ellos (o sufren el obligado olvido al que se han visto recluídos enfants terribles como Santiago - Mamá es Boba - Lorenzo o Elio - Fotos - Quiroga) y si es así, si seguirán esta corriente iniciada en Aupa Etxebeste! o bien caen en las manos de la globalización alinenante. Tiempo al tiempo. O sea.

Apostilla: Si tras leer este escrito, se sienten incitados al visionado de la cinta en cuestión, una única recomendación: visiónenla en versión original (euskera) puesto que el doblaje en su versión castellana tiene ciertas reminiscencias a una película pornográfica, no por una cuestión de gemidos y consabidas frases hechas, sinó por la calidad del mismo. Aunque para gustos...

5 Réplicas:

  At 16/5/06 09:30 Blogger Aura afirmó:

La trama es todo un delirio. !Promete tener un humor muy negro! Podría ser perfectamente una historieta de Escobar...
Me recuerda el argumento del Angel Exterminador, aunque en éste caso los personajes rechazan salir de la casa por otras oscuras razones.

  At 18/5/06 13:01 Blogger XTN afirmó:

Pensé lo mismo Doña Pussy, pero visto el trailer, más me evoca a cualquier comedia negra firmada por Rafael Azcona que a las surrealistas razones del Àngel Exterminador de Don Luís.
Espero poder videarla en breve Don Higro.

  At 18/5/06 16:19 Blogger 1977 afirmó:

Yo le tengo una manía terrible a El ángel exterminador porque la ví de cani y no entendí ni papa. Ni pepe.

  At 22/5/06 08:22 Blogger Higronauta afirmó:

Tienen razón: el humor que irradia esta cinta no es negro, es negrísimo (y encima crítico, que para los tiempos que corren, ya es muy mucho).
En cuanto al Ángel Exterminador, si bien conozco la trama, he de reconocer que anda en mi pila de películas pendientes desde demasiado tiempo ya. Y es que Buñuel, es harina de otro costal. Pero qué harina, oigan...