<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
sábado, abril 22, 2006
10:22 p. m.

Decilias higronáuticas vol. 10: Paco Martínez Soria

rubricado por Higronauta

De sobras es conocido que don Paco Martínez Soria nos dejó una buena colección de deliciosas películas que han marcado, generación tras generación, a cienes y cienes de españolitos de pro. Desde la insuperable El Turismo es un gran invento hasta la entrañable La ciudad no es para mí, pasando por clásicos básicos como Don erre que erre, Abuelo Made in Spain o Estoy hecho un chaval, por citar algunas.
Quizás lo que buena parte del gran público desconoce es que nuestro querido baturrico dedicose también al mundo de la canción (ligera, pero canción a fin de cuentas). Presupone un servidor que más que un asomo de cara a una posible carrera musical, se trató de un argucia multimediática, con la única finalidad de engrosar las arcas, tanto del actor, como de la discográfica de marras (la SGAE no se llevaba tanto por ciento alguno por la sencilla razón que aún no existía).
El single en cuestión se denominó Paco Martínez Soria Canta (olé la originalidad), y fue producido, ni más ni menos, que por don Juan Pardo (sí, el mismo que unos años antes entonaba el Anduriña a dúo con Júnior) y estaba compuesto de dos únicos temas: Capitán de Madera y Yayo. El segundo, por desgracia para un servidor, no he tenido oportunidad alguna de audicionarlo. Pero el primero, que es el que nos trae aquí, es toda una delicia de la música cutredance. Nuestro maño universal (con perdón de don Luís) rodeado de una troupe de infantes entonando la denostada cancioncilla infantil... qué deleite oigan.
Nunca llegará a convertirse en un clásico, pero, de una manera u otra, a qué negar que se trata de un momento más que entrañable. Y es que don Paco Martínez Soria, por mucho que algunos se ofusquen en negarlo, se convirtió en el abuelo cinematográfico de la comunidad celtibérica de ayer, hoy y siempre. Que encima cantara, lo eleva a una categoría a la que sólo unos pocos han llegado. Por suerte. O no.

Descargar Capitán de Madera

Apostilla: Si quieren más delicias celtibérico-musicales, pásense por Pastisset, donde maese xtn acaba de iniciar un recorrido sobre los pioneros del pop erótico español. Imperdible.

Etiquetas:

6 Réplicas:

Qué cosa más tierna, me encanta que haya sido producido por el amigo Juan Pardo, le he contado alguna vez nuestro fatídico encuentro esquiando?

  At 24/4/06 09:45 Blogger Aura afirmó:

!!!!!!!!!!!
Grande. Me he quedado sin palabras. Me lo guardo para escuchar en estas mis provechosas horas de trabajo.
Pussy, ¿un encuentro esquiando? Tiene que explicarlo.

  At 24/4/06 18:18 Blogger XTN afirmó:

Primero que todo, agradecerle profundamente su redireccionadora apostilla, Don Higro.
Que personaje amigo mio. Nuestro Spencer Tracy patrio (aunque vista la brillante imagen que ha escogido para ilustrar su post, sin su consabida boina, más diría que tiene un ramalazo a Ronald Reagan, ¿no cree?), el abuelete dicharachero y simpaticote (sin quitarle méritos al inefable Pepe Isbert) que tanto nos divirtió a tod@s los sábados por la tarde.
La canción: una joya de nuestra infancia. La cara B, Yayo, espero oirla lo antes posible y si La Santa Mula lo permite, por supuesto.
Con respecto al affair de nuestra querida Pussy, añadir que ardo en deseos de conocer ese fatídico encuentro con tan ecléctico artista.

  At 24/4/06 19:44 Blogger Higronauta afirmó:

Pussy no tenía ni idea sobre su encuentro, pero le aseguro que soy todo oídos (u ojos) ante una posible narración por su parte de los hechos.
Aura si lo reproduce con el volúmen elevado, seguro que se va a convertir en la envidia de sus compañeros laborales. Palabra.
Maese xtn, ahora que lo dice, cierto parecido ronaldreaganiano sí que tiene, sí.
Al maestro Isbert es imposible destronarlo, y junto a éste hombre, y a don Luís Ciges (que haría las veces del abuelete despistado), se conformaría la tríada de los yayos entrañables.
Por cierto, si se topa con la canción de marras, lance un aviso, porque un servidor, al menos por el momento, no ha tenido suerte alguna.
Jiji, empezaré diciendo que yo era joven, tenia 12 años. Me choqué con él esquiando en Pas... y le rompí un brazo. Hace poco me enteré de que el pobre Sr Pardo es un cenizo de la muerte, y nadie quiere tocar con él porque trae mala suerte.

  At 26/4/06 10:01 Blogger Higronauta afirmó:

Pussy llámelo curiosidad morbosa si eso, pero ante su minirrelato, me han asaltado mil y una dudas: ¿el accidente fue azaroso o premeditado? ¿Qué pasó tras la colisión? ¿Le acompañó al puesto de urgencias? ¿Le regaló él algún elepé autografiado para que recordara el encuentro?
Todo esto viene por un sentimiento de envidia sana, pues muy poca gente puede ir diciendo que "le rompió un brazo a Juan Pardo".