<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
lunes, abril 10, 2006
11:12 p. m.

Refranero carpetovetónico I

rubricado por Higronauta
"Zapatero a tus zapatos"




Cuentan los historiadores Valerio Máximo y Plino, el Viejo, que la frase pertenece al griego Apeles (325 AC - 308 AC), el más famoso pintor de la Antigüedad y retratista oficial de Alejandro Magno. Apeles tenía la sana costumbre de exponer sus obras en el ágora para que la gente pudiera contemplarlas y así, escuchar la reacción que éstas causaban.
En cierta ocasión, el artista expuso el retrato de una persona importante de la ciudad, y, un zapatero que por allí pasaba, admirando la obra, le criticó el modo en que había pintado las sandalias. Apeles tomó debida cuenta de la observación, y, una vez en su taller, modificó su pintura, siguiendo las instrucciones del zapatero, volviendo a exponer su obra en la plaza una vez modificado el lienzo. Cuando el zapatero volvió a contemplar el cuadro, en vista que Apeles había seguido sus consejos, se creyó en la obligación de criticar también la forma de las piernas del retratado, lo que provocó que el pintor le contestara "Ne supra crepidam sutor judicaret", que en cristiano viene a decir "El zapatero no debe juzgar más arriba de las sandalias".
Con el tiempo, esta frase ha ido permutando, generación tras generación, hasta convertirse en el consabido "zapatero a tus zapatos", cuyo uso se remite a toda aquella persona que trata de juzgar temas en los cuales es inexperto.

1 Réplicas:

  At 17/4/06 20:06 Anonymous Lau afirmó:

Ya me puedo ir a acostar.