<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
jueves, diciembre 23, 2004
11:56 p. m.

Navidad VIII: Felicitación Real

rubricado por Higronauta

“Hail to the king, baby”
Ash, en El Ejército de las Tinieblas

Adelantándonos al mensaje del rey de este año para nochevieja, he tenido la osadía (no encuentro otro calificativo para entrar en esta página) de pasarme por la web de la casa real española y echarle un vistazo a la felicitación navideña.

A primera vista, la impresión que puede dar es que está hecha de una forma muy chapucera y con muy mal gusto. Nada más lejos de la verdad. Teniendo el presupuesto que tiene la família real para vivir como reyes (nunca mejor dicho), no se vayan a pensar que van a escatimar dinero en no contratar a un diseñador gráfico por ahorrarse unos euros para irse a esquiar a Baqueira. Lo que pasa, queridos lectores, es que los reyes siempre han sido muy sencillos (o al menos eso es lo que afirma el pueblo llano, llano… llanísimo vamos) y no quieren ir de prepotentes contratando a un Jordi Labanda (ya salió otra vez). Lo que pretenden es que que su postal navideña parezca que la puede hacer todo el mundo con unos conocimientos mínimos de Paint. De ahí que el color de fondo a muchos le pueda resultar rancio y feo; no, los reyes no son daltónicos y no tienen mal gusto, pero el espectro de colores del ciudadano de a pie es tan limitado (del rosa prensa al negro España profunda no existen muchas variaciones, si lo piensan bien) que han optado por un tono carnal, como más humano, recalcando más aún ese sencillismo simplista real.

Otro error en que se puede caer al observar la escena es pensar que las imágenes están mal recortadas. Se equivocan: la forma ovalada de las fotografías es un claro homenaje a aquellas chapas metalizadas de hace años, con las fotos de la familia (mujer e hijos) que los hombres colocaban en el salpicadero de su coche bajo el lema “No corras mucho papá”, o sea, un claro exponente de los valores familiares. Así mismo, los malpensantes (que alguno habrá por ahí) seguro que tienden a creer que el hecho que los reyes estén descentrados en el todo de la imágen, hacia la izquierda, es culpa de los Duques de Palma y su camada de conej… críos. Vuelven a equivocarse. Un servidor, que se ha pasado la tarde entera analizándo la susodicha felicitación para poder realizar este post con conocimiento de causa, ha llegado a la conclusión de que la predisposición de los rostros reales, realmente tiene un significado oculto (lo siento, todavía no he llegado a descubrir el mensaje en cuestión). Para ello, ni harto ni perezoso, me he agenciado del Photoshop y he pasado la imagen a blanco y negro, para posteriormente invertirla. Cual no ha sido mi sorpresa al descubrir que la casa real, realmente (nunca mejor dicho, again) ha creado una especie de test de Rorschach (sí hombre, uno de los test más famosos en psicología… que sí… que seguro que lo conocen… el tests de las manchas… eso…) para que el pueblo español pueda disfrutar psicoanalizando a la família cuando vengan a las comidas y cenas navideñas. Si es que están en todo estos reyes nuestros (o suyos).

Antes de finalizar el análisis tarjetero, un par de apuntes más. Aquellos que piensen que los Duques de Lugo (Helena y Jaime) el día de la fotografía estaban estreñidos, se vuelven a equivocar. Lo que pasa es que son poco sutiles y no pueden disimular la envidia porque los Duques de Palma en el tanteo paritorio llevan ya un 3 a 2, y en breve será un 4 a 2. Y en estas famílias de alta alcurnia, cuantos más hijos más reales son. La segunda cuestión que quería tratar, es más bien un dudeo existencial para mi persona: si se fijan en las firmas de Doña Sofía y Don Juan Carlos, ambas tienen una R incorporada. Mi pregunta es la siguiente: ¿la R es de rey y reina? Si alguno de ustedes conoce la respuesta, por favor hágamelo saber, porque de ser así, me gustaría cambiar mi firma personal por una que acabara en una B de bizarro o una F de freak, por ejemplo. O sea.

3 Réplicas:

  At 24/12/04 04:55 Blogger Woed afirmó:

jajajaja pues no se lo de la R. Eso sí, la foto en blanco y negro invertida da un poco de miedo, pero no tanto como la que está en color. Que tristes son los protocolos.
Qué tristes... y qué horteras. La verdad, para hacer eso, mejor que compraran una prefabricada de Unicef (por ejemplo) y simplemente la firmaran.
P.D. Lástima lo de la R esa. A ver si hay alguien que me saque de la duda.

  At 22/12/08 17:07 Anonymous Anónimo afirmó:

Pues sí, la R es rey y de reina. O más exactamente de Rex y Regina (en latín).

Es común entre los reyes. La reina Isabel II de Inglaterra también añade la R de Regina a pesar de ser inglesa.Es costumbre muy antigua:

http://www.foundingdocs.gov.au/resources/documents/cth7_72_p1_1953_detail.jpg