<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
jueves, diciembre 16, 2004
11:48 p. m.

Navidad VII: Visita Social a la Casa Blanca

rubricado por Higronauta

"Me invitó a una fiesta donde la gente era subnormal
yo me dedicaba a observar"
Profesor Popsnuggle

En mis constantes visitas virtuales a páginas web en búsqueda constante de elementos bizarros navideños (ha sonado muy Star Trek, a qué negarlo) hoy he dado con mi osamenta (o mejor dicho, con mi browser) en la página oficial de la Casa Blanca. Sentía cierta curiosidad por saber como se engalanaban las páginas oficiales made in USA con el tema en cuestión, pero nunca pensé que el grado de mal gusto y de horterez pudiera ser tan elevado en una página web que representa, mal que nos pese, el mayor órgano de poder mundial.

Para empezar la visita, nada mejor que un vistazo a la decoración navideña de la chabola en cuestión. Observo con cierta sorna, que en esto de la globalización mundial, el mal gusto a la hora de decorar para estas fechas se ha hecho casi universal (en el mundo (in)civilizado, of course). Casitas de Marshmallows (aka nubes), un Rockin' Around the Christmas Tree (o lo que es lo mismo, un mini abeto acompañado de un par de figuritas “bailando” un rock), unos cuantos ángeles repartidos por toda la casa (me pregunto si se tratará de los del Apocalipsis)… Las imágenes que se pueden contemplar, vienen acompañadas de textos del estilo “Más de 350 adornos de instrumentos musicales cuelgan en el árbol de navidad de la sala azul con casi 400 bolas de navidad” o “Más de 40 árboles navideños adornan la decoración de este año” (vanagloriándose de la tala masiva de abetos con fines decorativo-comerciales, bravo). Les aconsejo que les echen un vistazo, porque no tienen desperdicio alguno (sobretodo, no dejen de visitar las imágenes panorámicas de los salones) Y, qué quieren que les diga, esas escenas acercan a los Bush al status de seres humanos, aunque sea un simple reflejo de un milagro navideño. O lo que es lo mismo: mis vecinos, con ese arte decorativo navideño del que gozan, si tuvieran presupuesto, adornarían su casa con la misma horrendez que el presidente de los Estados Unidos.

Aunque sin duda alguna, el momento más emotivo del recorrido, es la posibilidad de contemplar el minispot que ofrecen al pueblo para felicitarnos las fechas presentes. Viene a ser algo así como el mensaje del rey o el del presidente, pero elevado a un estado de bizarría hipócrita para el cual los yankis son únicos. Les cuento: el clip está centrado en el chucho de los Bush, y de cómo el presidente y su querida y amada esposa (casta y pura) le informan que en breve recibirá una nueva compañera y que él (el chucho, reitero) deberá hacerse cargo de ella y cuidarla muy bien (en una especie de evangelio canino). Como si al perro no le fuera a hacer ilusión tener una compañera de fornifolle… Lo más sorprendente del clip es contemplar a bushie hablándole al cánido. Éste da toda la impresión de que le entiende y todo (desde aquí sugeriría a la OTAN y a la ONU que para la próxima aportación del presidente de los USA, contraten a un traductor de ladridos, lo mismo así logramos entender de una vez el porqué de la política norteamericana). Un vídeo entrañable, que nos muestra el lado humano de uno de los mayores psicokillers de finales del siglo pasado y principios de éste, a la vieja usanza de las escenas familiares de propaganda mediática de elementos del mismo carisma, tales como Francisco Franco, Benito Mussolini o Adolf Hitler. Enternecedor, vamos.


Desde aquí les incito a que realicen la visita virtual. Porque sus Navidades (bizarras) no serán lo mismo si no pasan por uno de los templos de poder (y mal gusto) en estas fechas de paz y felicidad.

P.D. Y mientras tanto, en Irak siguen cayendo bombas.

0 Réplicas: