<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
miércoles, noviembre 07, 2007
11:29 p. m.

Festival erótico-festivo (III): Eduardo Manospenes

rubricado por Higronauta

Eduardo Manospenes
(Edward Penishands, 1991) es, probablemente, la experiencia pornográfica más cacharrera y zetosa que un servidor halla podido contemplar hasta el momento. Y es que la tergiversación perversa e hilarante de la cinta de Tim Burton en un producto erótico-festivo de bajo presupuesto no tiene desperdicio alguno.

La primera pregunta que nos asalta ante esta parodia es: ¿a quién está dirigida? Aunque poco importa la respuesta, sobra decir. Parafílicos excéntricos, amantes de lo bizarro, o, simplemente, buscadores de divertimentos per se se pueden dar cita ante el visionado de el joven de las manos en forma de pene sin problema alguno. Eso sí, que los niveles de excitación al contemplar los actos de fornifolle puedan ser elevados, quizás puedan ser objeto de análisis y estudio por parte de la comunidad sexológica y/o psicológica con resultados nada despreciables.

Con estas manitas, con mis manitas

Ante la imagen de la carátula, uno puede pensar que se encuentra ante una obra que utilice el gag de las manos fálicas como mera excusa para la plasmación gráfica de escenas de coitos varios. Nada más lejos de la realidad. Les puedo asegurar que, dentro de los límites posibles, Edward Penishands es una adaptación harto fidedigna con su original. El joven que vive solo en su caseron abandonado, que es descubierto por una comercial puerta a puerta que, al contemplar su solitud, decide apadrinarlo y llevárselo a casa donde, oh sopresa, acabará enamorándose de la hija de ésta, que si bien en un primer momento lo rechaza por la repulsividad de sus extremidades, acabará descubriendo que la belleza no se halla en las formas si no en los contenidos (léase esta sentencia con toda el doble sentido que sea posible).

Suck it to me

Claro está que, en esta trama de hora y cuarto, el joven Eddy protagonizará escenas sexuales con la madre, las amigas de la madre, y cómo no, con la hija. A parte, para los pornófagos más clásicos, se nos obsequiará de un coito "normal" (entendiendo el concepto de normalidad como ausencia de penes protésicos) entre la representante y su marido.

Escenas impagables e irrepetibles (sexuales)

Saca la(s) manos(s) Antonio que mamá está en la cocina

Muchas y variadas. Tengan presente que partimos de la premisa de que nuestro protagonista cuenta con tres penes, y eso da mucho juego (aunque, quizás, aquí Paul Norman, director y guionista, no halla sabido sacarle todo el provecho posible a la fisiología eduardiana). Desde la primera escena, en esa fábrica abandonada, donde el solitario protagonista se fornifolla a nuestra representante de dildos a mano alzada (chiste fácil y tonto, pero inevitable. Mil perdones) obteniendo una triple eyaculación simultánea¹, la premisa de la cinta queda harto clara. Surrealismo onanista en estado puro.
Resulta impagable también la mesmérica escena en que Eduardo está penetrando a dos manos a dos féminas en la embaldosada ducha de gimnasio, a la que su expresión exageradamente orgásmica no hace más que apuntalar el guiño extásico que el director realiza para con su público. Por no hablar de esa masturbación a dos manos (frotación diestra con siniestra) del protagonista contemplando el retrato de la bella hija añorada y deseada.
Y rematando lo irrematable, la escena final. ¿Recuerdan a la azucarada Winona Ryder bailando a ritmo de Danny Elfman mientras maese Manostijeras recortaba hielo, provocando una bella nevada sobre su efigie? Pues bien, permuten nieve por semen, Manostijeras por Manospenes y Danny Elfman por sonido casiotone y tendrán una tierna escena parafílica en estado puro.

Escenas impagables e irrepetibles (no sexuales)

Comer, comer, es lo mejor para poder crecer

A la película no le hace falta el sexo para convertirse en un paradigma tragicómico por excelencia. Contemplar como el esposo fiel y su voluptuosa hija tienen más que recelos de darle la mano a Eddy cuando es presentado por la vendedora, o como el pobre no puede comerse los spaghettis con esos enormes falos que tiene por manos, provocando el disgusto pizpireta y quinceañero de la bella, son imágenes que marcan. Y mucho. Aunque como el amor todo lo puede, y en todo cuento tiene que haber un final feliz, cuando ella contempla la cantidad y calidad eyaculatoria del trifálico después de haberlo pillado en la finalización de un culto a Onán, descubre que todo tiene su parte buena y se enamora enloquecidamente de él. Eso es amor y lo demás son tonterías, oigan.

Conclusión

Esta sí

Ya saben que un servidor sufre una parafília irrefrenable para con los entreactos de este tipo de producciones, que, si bien siempre denostados y avanzados a velocidad rápida, considera que son el leiv motiv de las cintas, con sus vestuarios, sus decorados y sus diálogos inefables. Y es que, al fin de cuentas, las escenas de fornifolle son meras reiteraciones fotoclónicas cíclicas y vista una, vistas todas. O casi.

En cambio con Edward Penishands no ocurre lo mismo. Como han visto, aquí estos impasses se funden con las escenas sexuales conformando un todo irreal, que si bien, no conlleva excitación erótico-festiva alguna, si que hacen de la cinta un objeto de culto elevadamente recomendable. O no.

¹A destacar que las eyaculaciones del jóven de las manos de pene se producen "a chorro" y de manera inintermitente durante el tiempo que el realizador considere necesario para la plasmación de la escena.

Gratuita gratificación
Por si alguno de ustedes desea conseguir la cinta de marras, visiten Perv's Finest Collections, donde podrán descargársela gratuitamente. A mandar.

Etiquetas: ,

17 Réplicas:

  At 8/11/07 00:30 Blogger Crazy! afirmó:

Le escribo con motivo doble. Primero agradecerle el fantástico post sobre Bruno Lomas que se me pasó comentar y segundo reivindicar cosas como esta. La parodia porno tal y como debe ser entendida. No solo haciendo el chiste fácil del título de la película a parodiar y ya está, sino meterse en el alma misma de la película y sacar de ella la versión erótico-porno-grotesca que todo film lleva en su interior.

  At 8/11/07 01:44 Blogger Mario afirmó:

Joder que grande!
Había oido hablar de la peli pero no había visto ninguna imagen hasta hoy.

La chatunga de la caratula es la incombustible Jeanna Fine una starlet de la época dorada a la que tengo un cariño especial, famosa por sus curradísimas deepthroats... estoooooo...

¿Por qué demonios sé estas cosas?

  At 8/11/07 02:28 Anonymous yo afirmó:

Pues a mí me gustó eduardo manostijeras...jejeje...cómo será la versión esa? jeje

  At 8/11/07 09:46 Blogger kyra afirmó:

jojojo al final la has puesto!!!

A mi me la puso un ex novio (en que estaría el buen hombre pensando) una noche en su piso. Casi me produce un trauma para toda la vida con los miembros viriles del sexo opuesto.
Y es que los hay que no saben conquistar a una mujer cojone aunque digas que eres fan de Tim Burton.

PD: lo peor, en esa epoca no habia este boom de emule y descargas etc, ¡la tenía original de gasolinera!

Muy bueno el post, me he reido mucho^^
Qué buenos recuerdos me trae esta peli, me explico. La pasaron una noche de sábado que no me apetecía salir (cuando vivía en Londres) y estaba en casa de un buen colega y ese fue para mí un buen año así que todo lo que lo rememore será bienvenido.
También me ha hecho recordar que una compañera de trabajo (la de biología) se empeñó ayer en pasarme un clásico del porno que ella adora: "Garganta profunda" jajjaa

  At 8/11/07 10:02 Blogger vtwin0001 afirmó:

Vaya, por fin la publicaste maese higro!

despues de 1 anio de estarla esperando y con todo y un lindisimo link para poder seguirle el rastro y hacernos de nuestra propia copia... eso es como siempre, impagable!

Ahora bien, lo unico que no entiendo es que si el tipo es (supuestamente) heterosexual, como demonios hace para al terminar de hacer sus necesidades basicas, aplique un poco de higiene en salva sea la parte.. o dicho en forma coloquial:
como se limpia el culete al terminar de defecar?
...y luego... lavarse las manos?! ..para ir a comer!!!

saludos !
BIBAN LAS PROTESIS!!

  At 8/11/07 11:18 Blogger Higronauta afirmó:

Sabias palabras maese Crazy!. Según un servidor, la culpa la tiene Private y su línea de cintas "basadas en", que a lo más plasman la puesta en escena de la original, pero que diluyen el trasfondo de la referencia hasta ningunearla, en medio de quintales métricos de silicona emplastados en fotoclónicas ¿pornstars?

Mario si le digo la verdad, desconozco a la gran mayoría de trabajadores de este mundo, a excepeción de cuatro mitos clásicos y un par modernos. En cuanto a su pregunta, decirle que es un planteamiento que los que nos desviamos hacia los conocimientos inútiles tendemos a realizarnos en determinados momentos.

Maese yo, no puedo más que invitarle a que se haga con una copia y compare. Y ya dirá, si gusta.

Kyra era de recibo que tenía que acabar cayendo por aquí, antes o después.
Lo de tu exnovio tiene delito criminal, sobra decir. ¿Puedo preguntarte la finalidad de la reproducción por su parte de la cinta? Curiosidad científica, no más.

Maese loco, me alegro que una bestia pornógrafa como esta le pueda rememorar buenos momentos, a qué negarlo. En cuanto a Deep Throat, salvando su importancia dentro del género, nunca me dijo nada. De nada.

Maese vtwin, lo comentado: se lo debía tanto a ustedes como a un servidor. Y sobre su pregunta, si partimos de la base que cualquier comportamiento de Eddy va dirigido hacia el placer erótico-festivo, creo que puede usted mismo llegar a sabias conclusiones.

Pussy, así recordando, a parte del falo de la Araña de The Whore of the Rings y de ésta, no caigo en más. Pero seguiremos buscando. Eso sí, ya le informo que en próximas entregas, tendremos a una pornstar sin pierna, que vendría a ser la antítesis de la prótesis en estado puro.

  At 8/11/07 12:15 Blogger Aura afirmó:

¡Oh my god!

Aún y así creo que el director ha sido muy rancio, más que "penes manos" tenía que haber hecho "penes dedos", más erótica y festiva aún, si cabe :)
Coincido con Aura. Lo de las mano-pollas da un brillo atroz a todo el "asunto" ejem. Algo muñonesco y no sé si quiero seguir con el tema porque empezaría a decir obviedades freudianas. Yo ví la carátula y no se si en un todo a cien, en el mercado de San Antonio o dónde cojo, ¡coj, coj! ¡Gran post, triplemente enorme!
lo que me llegué a reir cuando vi la primera parte, hace ya muchos muchos años, en la estantería de mi videoclub (de cuando la gente iba a videoclubs y éstos no eran máquinas)..
XD
Me ha hecho usted reir mucho.
Debería leer el artículo que dedicaban en Viruete a la saga de Manospenes.
Las imágenes son realmente increíbles. Había oído hablar de la película pero no había visualizado esos muñones genitales.

Realmente bizarro.

  At 9/11/07 20:10 Blogger Higronauta afirmó:

¿Eduardo Dedospenes? Dudeo del posible éxito comercial, aunque coincido con usted, aura, en que sería mucho más festiva, en tanto a semblanza con pulpo mutante fornifollador o algo por el estilo.

Don sublirarian lo que me cuesta ver es el juego coital que darían diez minipenes. Y, como usted, creo que mi primer encuentro con esa cinta fue también por esos lares de Dios.

Maese elputocriticón y don Castelló sense soroll gracias por abrirme los ojos y descubrirme que esta es la primera de una trilogía (maldito desconocimiento el mío). Me pongo en modo búsqueda y captura de las siguientes ipso facto.

Maese Lebowski usted lo ha dicho: la fastuosidad de la cinta radica muy mucho en esa simbiósis entre prótesis (que comentaba Pussy y muñones), creando un más menos embriagadoramente bizarro.

  At 10/11/07 18:33 Blogger Bizita Q afirmó:

Para mi es un clásico que siempre sale pero nunca he llegado a ver. Con su análisis maese Higro pues ya no sé si me hará falta, aunque deba reconocer que mi regurgitación personal por lo toxico me puede mas que cualquier conclusión pre-hecha.
Al principio me ha hecho gracia (porque me imaginaba una polla por dedo), pero cuando he llegado a la imagen del almuerzo de spaguettis... No sé si son los barbitúricos mezclados con zumo de naranja o es que realmente me ha producido rechazo visual.

Un buen descubrimiento he hecho hoy con este blog. ^^
Maese Bizita que mi comentario no le refrene su impulso primigenio. Esta cinta es un must dentro de la pornografía (cacharrera o no).

Ahí radica la belleza de la película laflordelmal en que su presupuesta parodia borra de un plumazo toda erotofília posible (salvo, como afirmaba, excepeciones radicales).

Y siéntase como en su casa, sobra decir.