<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
miércoles, octubre 04, 2006
7:39 p. m.

La Trilogía del Abismo

rubricado por Higronauta

Hasta hace bien poco, el género de terror literario me dejaba más bien frío. Las novelas de Stephen King me producían un sopor inimaginable, no llegando a pasar nunca del primer centenar de páginas de ninguna de ellas. Decidí (para variar) realizar el trayecto inverso, y dirigirme hacia atrás en el tiempo. Y sí, he de reconocer que ese ídolo de freaks que es H.P. Lovecraft consiguió contactar con mi imaginario, aunque de una manera bastante tangencial para las expectativas creadas (qué raro...). Y así, autor tras autor, hasta llegar al punto de infravalorar el género en cuestión, planteándome si es que no tenía imaginación suficiente, o bien, si los autores con los que me topaba no me resultaban todo lo permeables que deseara.

En estas me hallaba cuando leí un extracto de Arthur Machen en el maravilloso blog de doña Aura. Esos cuatro párrafos transcritos me fascinaron de una manera mesmérica. Presto me agencié con todas las obras que me fueron posibles y las engullí como un poseso. Había encontrado mi paraíso terrorífico en las palabras del escritor británico. Ahora, por fin, sabía lo que era pasar miedo.
Es más, descubrí que una inmensa mayoría de la producción literaria de terror y misterio del siglo pasado y principios de éste, resultaba heredera directa de don Machen. Así que me puse a busca a cohetáneos suyos que pudieran ampliar mi imaginario sobre la materia. Y, oh azar, oh fastos hados, gracias a mi querida editorial Valdemar, un día me topé con La Trilogía del Abismo del inconmensurable William Hope Hodgson. Desde entonces, nada ha sido igual.

Minibio


Don W.H. Hodgson fue un escritor británico (1877-1918) que se pasó casi toda su vida en el mar, trabajando de marino. Hasta que llegó un momento en que vio que aquello le asqueaba en demasía y decidió dedicarse a la escritura. En su haber tiene a penas cinco novelas y una buena colección de relatos cortos. Y es que, por desgracia, una bala le mató en plena 1a Gran Guerra, imposibilitando que su producción artística tuviera continuación.

La Trilogía del Abismo


Está compuesta por sus tres primeras obras: Los botes de Glen Garrig, La casa en el confín de la Tierra y Los piratas fantasmas.

"En Los botes del «Glen Carrig» (1907), primera novela publicada por Hodgson, cuyo largo subtítulo descriptivo anticipa el estilo dieciochesco de esta narración, relata en forma de diario las desventuras de los supervivientes del barco Glen Carrig, que, tras un naufragio sufrido en los ignotos mares del sur, arriban con los botes salvavidas a una costa desconocida, y más tarde a una isla misteriosa, para descubrir que, lejos de ser refugios seguros, más parecen territorios extraídos del Infierno de Dante..."

Si bien pueda pecar de ser algo más sencilla en cuanto a nivel narrativo, maese Hodgson tiene una capacidad espacial para recrear escenas terroríficas en medio de parajes inhóspitos y fantasmales. Miedo en estado puro, y, muchas veces, simplemente describiendo el paisaje, cuando no recreando tentáculos inmundos, cangrejos gigantes y bestias del averno más atroz.

La Casa en el confín de la Tierra "trata de un caserón solitario y temido de Irlanda, que constituye el centro de espantosas fuerzas del trasmundo y soporta el asedio de híbridas y blasfemas anormalidades que surgen de secretos abismos inferiores. Los vagabundeos del espíritu del narrador durante ilimitados años-luz del espacio cósmico y kalpas de eternidad y su asistencia a la destrucción final del sistema solar, son algo casi único en la literatura fantástica. Por lo demás, a lo largo de la historia se pone de manifiesto la capacidad del autor para sugerir horrores vagos y emboscados en un escenario natural."

Misterio, terror y ci-fi todo en uno. Lovecraft debió beber muy mucho de esta joya, porque buena parte de su producción se sabe heredera directa de las criaturas y situaciones que aquí aparecen.


Los Piratas Fantasmas es la historia de "El Mortzestus, un velero de tres palos, tiene fama de ser una embarcación con mala estrella. Sin embargo, todo parece ir bien al principio... excepto por las sombras. Y es que al anochecer a veces se ven sombras rondando por las cubiertas y en lo alto de la arboladura, unas sombras confusas y extrañas."

Aquí, aunque el vocabulario técnico de navegación pueda ser algo correoso (de todas formas, tienen un pequeño apéndice con todo el vocabulario en la edicion Valdemar, altamente recomendada), el misterio y el terror están a la orden del día, todo sumido en la claustrofóbica puesta en escena a bordo del barco. De ella don Lovecraft afirmó «Es un relato poderoso sobre un barco condenado y espectral... Con su dominio de la ciencia marinera y su hábil selección de alusiones e incidentes para sugerir horrores latentes en la naturaleza, este libro alcanza a veces cimas envidiables de fuerza».

Conclusión

Los amantes de Lovecraft encontrarán aquí buena parte de sus fuentes de inspiración. Los avezados expedicionarios arqueológicos, unas obras de arte que por su propia antigüedad y su frescuera poseen una fuerza narrativa extraordinaria. Y los que simplemente quieran pasar miedo con una lectura, prueben, y ya me contarán. O no.

12 Réplicas:

Desde luego, el género de terror literario es el que más decepciona pero también es el que más asombra cuando encuentras algo bueno. Algo de lo que la editorial Valdemar sabe un rato. Lástima que sean tan caros... :(

  At 4/10/06 20:41 Blogger Higronauta afirmó:

Estas ediciones (y mi querida colección Intempestivas) sí, pero las de bolsillo no suelen pasar de 8 euros. La ratio calidad-precio en comparación con la ingesta de inmundicia bestselleriana que plaga por ahí, creo que vale la pena.
Al menos, un servidor ya opta por esa opción: pocos pero bien escogidos aunque cuesten algo más. ¿Será la edad, que me vuelvo quisquilloso?
Desde luego la de Intempestivas es de las mejores colecciones literarias que uno puede hacer. Yo dedico parte de mis ahorros en completarla poco a poco.
machen me flipa, así es que éste me lo apunto para mañana mismo. salud.

  At 5/10/06 01:10 Blogger kyra afirmó:

uy uy amantes de Lovecraft? me appunto esa recomendación....me lo pido para regalo de reyes..(cuanod vaya llegando la fecha reucerdemlo^^)

Graciask, soy una fanatica de la literatura de terror clasico.
esto suena genial. No sé yo si mi vocabulario inglés abarca términos de navegación, cree usted que se me hará muy pesado en inglés? es que aqui Valdemar no llega... desgraciadamente.
No he leido esos tres libros (bueno, tengo en casa el de "Los piratas fantasmas"), pero este autor es sencillamente genial. de lo mejor que he leído. Superior a Lovecraft, que lo que hizo fue mamar de él (y siento decirlo precisamente yo). El que sí he leído en la coleccion de bolsillo de Valdemar es "La nave abandonada y otros relatos de terror en el mar". Os lo recomiendo vivamente a todos.

  At 5/10/06 10:34 Blogger Higronauta afirmó:

Pussy el único problema se le puede presentar con Los Piratas Fantasmas. Pero un servidor no descubrió el apéndice sobre el vocabulario marítimo hasta que casi acabó con él y no le supuso problema alguno en el transcurso de la narración (vamos, que es técnico, pero no impide el avance de la narración, ni mucho menos rompe su ritmo). Con los otros dos libros de esta trilogía, no tendrá problema alguno.
Kyra intentaré acordarme de recordárselo de cara a las natividades... aunque con la memoria cochambrosa de la que hago gala últimamente, no puedo prometerle nada.
Don dame pánico ya contará que tal...
miultimodia, ya somos dos.

  At 5/10/06 10:37 Blogger Higronauta afirmó:

Cisne negro, precisamente, tras la finalización de la lectura de esta trilogía, estaba planteándome esa lectura. Será cuestión de agenciármel pues. Gracias por la recomendación.
Si lo dice usted y lo ha editado Valdemar, entonces debe ser interesante.
No conozco a Machen, pero voy a conseguirme un libro suyo mañana mismo. A mí Stephen King también me deja fría.

Un saludo.

  At 5/10/06 17:40 Blogger Higronauta afirmó:

Espero que le guste reinadelosmares. Ya me contará.

  At 6/10/06 20:36 Anonymous sin afirmó:

Lo bueno de Valdemar es lo que apuntaba Higronauta: que si no tienes pecunio para la tapa dura, acudir a la coleccion de clásicos nunca es mala opcción. Yo tambien soy de los que me decanto por Intempestivas (a ver si me hago ya con el Danza Macabra), de alguno de Planeta Maldito, y algun clásico infantil de Avatares ("Alicia...","Peter Pan"...) que siempre mola tenerlo en una edicion guapa...Y más de eso no doy abasto.