<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, noviembre 29, 2011
1:42 a. m.

Carta abierta a Toni de la Torre

rubricado por Higronauta

Hoy me he topado con una opinión de Toni de la Torre (un señor que se prodiga por cualquier medio de (in)comunicación bajo el manto de un supuesto conocimiento sobre series catódicas) que me ha cabreado y me ha sorprendido a partes iguales.

Comentaba, en Arucitys, que la serie The Walking Dead, en su segunda temporada, anda harto de bajona porque no habían suficientes zombies y en cambio se prodigaba demasiado la relación interpersonal de los protagonistas, hasta tal extremo de denostar los nuevos capítulos hasta límites inenarrables.

Así que, tras una jornada de reflexión sobre el tema en cuestión, y sobre la opinión de marras, un servidor ha decidido tomar cartas (algo cobardes) en el asunto, y escribirle una misiva que nunca le llegará, a no ser que caiga por estos lares de Dios.

«Estimado señor Toni de la Torre,

en vista de sus comentarios (arriba citados) sobra la serie Walking Dead, y basándome en una presunción de conocimiento extra por su parte del formato catódico y sus implicaciones, se le escribe esta epístola para hacerle saber que anda usted más perdido que Jack Nicholson en el laberinto del Resplandor.Vamos que de idea, poca, ninguna.

Para empezar, si bien a un consumidor medio de la serie no se le requeriría una competencia complementaria del metraje en sí, si es que se considera buen crítico catódico, quizás debiera ya no beber, pero sí al menos mojarse los labios con los referentes originales. Esto es: echarle un vistazo, por muy somero que sea, al referente en papel, y llegar a discernir una opinión que no fuera la de un ciudadano de a pie. Descubriría, entonces, que el éxito de un tebeo como The Walking Dead no radica única y exclusivamente en su atrezzo (íntrinseco, pero atrezzo) si no en su puesta en escena. Ocho años en la picota de la mercadotecnia comiquera lo avalan, y bien se le puede asegurar, no en todas y cada una de las entregas de la saga han aparecido muertos vivientes intentando engullir la carne de los protagonistas.

Pero, por un momento, dejemos de lado el REFERENTE. Presupongamos que su opinión es simple, llana y puramente catódica, y no hace uso de conocimientos extraordinarios a la FORMA sino al CONTENIDO.

Según esto, y basándome en un mero acto de memoria aleatoria y no tergiversada, le recitaré una enumeración de seriales televisivos que no funcionarían y su porqué.

I) Deadwood. Nos basaríamos en la premisa de las pocas muertes por capítulo, si tenemos en cuenta la contextualización de las entregas episódicas. Apurando hasta límites harto simplistas, se trataría de un programa nada digno de ver, partiendo del a premisa que es un Far West sin índios a los que matar ora sí, ora también.


II) Twin Peaks. Sus palabras nos llevan a pensar que gracias a gente como usted, el asesino de Laura Palmer fue desvelado en a principios de la segunda temporada, convirtiendo una IDEA de don Lynch y don Frost en algo que disfrutamos, pero que nos dejó con harto mal sabor de boca a los seguidores de la serie en cuestión.

III) Anatomía de Grey / St.Elsewhere / Urgencias / Chigago Hope / Scrubs / etc. Leñe, ¿dónde están todas operaciones, todas esas enfermedades y todos esos acontecimientos sanitarios?? Una serie de médicos y casi no hay enfermos, a no ser que sean circunstanciales e inherentes a la narrativa que desarrolla la relación de los protagonistas. ¡Endevé!

IV) The Wire. Sí, con la Iglesia hemos topado. Pero basándonos en que se trata en un serial que, visto desde una perspectiva simplista, va de policías y ladrones, ¿no hay pocas muertes?? ¿No hay un esplayamiento desmesurado sobre los personajes??


V) Los Soprano. (Mucho) más de lo mismo del punto IV. Mafia y pocas muertes.

vI) Doctor en Alaska. Vale, Alaska la vemos en todos y cada uno de los capítulos. Lo que no conseguimos vivionar son enfermos o, en su defecto, curas clínicas en todos ellos. Será que no vale la pena. Digo.


VII)...

Como ve, la lista se puede tornar harto inacabable, y, lo dicho, partiendo de ejemplos evocados a bote pronto y sin atisbo de búsqueda en videotecas y/o hemerotecas del catodismo varias.

Y no. Pese a lo que pueda parecer no es una crítica exacerbada y monocromática en defensa de The Walking Dead. Un servidor tiene sus PEROS y sus QUÉS contra la producción que aquí nos trae. Lo que molesta, fastidia y a qué negar, cabrea, es que un señor que habla desde la tribuna de experiencia que se ha forjado, que ha publicado libros sobre Lost, House o Friends (como verá, hemos hecho los deberes), vomite una opinión como la arriba mencionada, sin importarle la repercusión que pueda tener ante un espectador voluble. Que, mal que nos pese, es el grosso de la población que hace uso y "disfrute" del antes-aparato-de-rayos-catódicos.

RESPONSABILIDAD, señor mío. Nada más y nada menos que eso, se le solicita/requiere/pretende. Ya que ha conseguido un espacio de PODER (por reducido o no que sea) ante la maraña de semejantes que, como usted, gozan y disfrutan de una buena entrega emitida semanalmente, sea capaz de discernir entre el bien y el mal más allá de su ombligo de telespectador.

Obviamente, todo crítico está embutido en un traje de SUBJETIVIDAD interesada (ya provenga éste interés de lo propio o lo ajeno, en cualquiera de sus posibles acepciones y connotaciones), pero lo que no se puede permitir es que gente que dispone de las herramientas necesarias para llegar a un cierto grado de clarividencia por encima del resto de los mortales, descienda conscientemente a la fosa común que nos ha tocado malvivir para enarbolar una MÁXIMA que lo mismo podría vomitarla usted, que el parroquiano del tercero segunda.

Desde estas líneas, correosas y pusilánimes, se le exhorta pues a un acto de COMPROMISO. Y no por un servidor, con el cual ya tiene usted la batalla perdida, si no con el resto de la sociedad que le escucha, le visiona o le lee. ¡Débase a sus fieles, al menos, leñe!

Fdo.

Maese Higronauta»

Etiquetas: , ,

1 Réplicas:

  At 27/4/13 18:59 Anonymous Anónimo afirmó:

Pues este toni latorre tiene razón, no sé si será por lo que dice él, pero la 3ra temporada de Walking Dead ha tenido un bajón brutal, yo la sigo viendo por que es para mi casi un ritual ver TWD, pero francamente, hay capítulos que son un coñazo.