<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, abril 28, 2009
12:55 p. m.

Boletos Contra la Crisis: BCC - II

rubricado por Higronauta


Fas-ci-na-do se ha quedado un servidor al contemplar la gloriosa magnificencia de la que hace gala la Auto-Escuela (así, guionizando la separación entra palabras, por si las dudas) Sanlúcar: regalar una bicicleta a todo aquel alumnado que consiga su permiso de conducir de automóvil antes de julio del presente año. Vamos, que uno se pasa dos meses estudiando como un bellaco, realizando práctica tras práctica para poder sobrevivir a la jungla de asfalto motorizada, y cuando por fin puede y quiere hacer uso del coche de papá, se encuentra con una bicicleta entre las piernas, pedalea que pedalea, carretera arriba carretera abajo. Tan surreal (y práctico) como si ustedes se alistaran a un curso de inglés y al finalizarlo les regalasen un viaje a la campiña francesa.

Claro está (todo puede ser) que se trate de un mero acto ecológico (sí, ya saben, ese fenómeno que se está poniendo tan en boga últimamente entre el proletariado medio). Aunque si aún así fuera, la contradicción irónica no dejaría de ser de alto calibre, vamos.

Aún así, hay un concepto que no consigo comprender: No acumulable. Analicemos: El permiso "B" de conducción es uno y trino y no se puede obtener dos veces como quien se compra dos pares de pantalones a una misma tienda. Ergo, ¿para qué la precisión?

De todas formas, lo que más llama la atención a su humilde servidor es la tríada telefónica que aparece en la parte inferior del boleto. La retorcida mente de la que hago uso no deja de reiterarme que Vicentenario, Dehesilla y Picacho debe ser los tres profesores con los que ustedes, ciudadanos de a pie, pueden aprender su teórica y, lo que es mejor, realizar sus prácticas de conducción. Uno porque ya tiene el carné de marras, pero por el mero hecho de hacer las prácticas con Pica-pica-chooo es capaz de cometer todas las sanciones habidas y por haber y tener que volver a empezar de cero. Lástima que Sanlúcar me pille tan lejísimos, que si no...

Etiquetas: ,

5 Réplicas:

Picacho!, así ví que vendían Pikachus en el mercadillo.

Por cierto, que en mi autoescuela no me regalaron ni la L de principiante. Claro que tarde cuatro años en ir a sacarme el carnet...

  At 28/4/09 17:54 Blogger porlacara afirmó:

Dan ganas de perder todos los puntos e ir a hacer el cursillo para rcuperarlos de golpe, mireusté...

  At 29/4/09 01:17 OpenID drzito afirmó:

Viventenario debe de ser el decano de la auto-escuela, digo yo.

  At 29/4/09 16:56 Blogger Higronauta afirmó:

Mala elección de autoescuela pues, querida estrellita, (o mal momento off crisis), en vista de las posibilidades que hay hoy en día...

Diga usted que sí, maese porlacara.

C'est possible Doctor. Y no me negará que no es gloriosa esa simbiosis lingüística entre "Vicente" y "Centenario"...

  At 7/5/09 10:53 Anonymous ana afirmó:

Antes a veces tenía reuniones en ese Picacho... me encantaba, porque iba todo el camino en el coche: Pika-pika-pikachooooooooooo!!

Besines.