<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, septiembre 04, 2007
3:49 p. m.

Proyecto: Nación Infante

rubricado por Higronauta
Mientras educadores, sociólogos, políticos y unos pocos medios de (des)comunicación se debanan los sesos en debates y teorías inanes sobre la problemática social de la educación del infante en esta sociedad nuestra, en Estados Unidos han cogido la sartén por el mango y le han dado la vuelta a la tortilla vía reality show: Kid Nation.

Tierno y humanitario vídeo de promoción 100% exploitation

Nación Infante

Kid Nation viene a ser una versión catódica de El señor de las moscas. Cuarenta niños de entre 8 y 15 años son colocados en un pueblo abandonado de Nuevo México para que convivan, se organicen y, ante todo, sobrevivan. Ningún adulto interfiere. Ningún adulto les salvaguarda. Todo depende de ellos.

Hasta aquí, uno podría pensar que es simplemente una vuelta más de tuerca al submundo de los programas de éstas características. Pero cuando nos paramos a mirar la letra pequeña, es cuando vemos lo revolucionario del concepto.



Para empezar, los padres de estos niños y niñas, han firmado un (consabido) contrato en el cual: guardan confidencialidad plena sobre el programa, ceden los derechos de su imagen A PERPETUIDAD a la CBS, se comprometen a no demandar a la cadena si alguno de sus hijos resulta herido, enfermado, mutilado, o, como afirma el redactor de el País, por ejemplo, violado. El contracto de marras afirma textualmente "Entiendo que el programa puede tener lugar en zonas peligrosas y puede exponer al menor a riesgos y condiciones que pueden provocar heridas graves, enfermedades o muerte, incluida la exposición a calor y frío extremos, delitos, inundaciones, colisiones, caídas o encuentros con animales salvajes", y un poco más abajo, asumen la culpa si durante el programa o al finalizar éste, el niño sufre "daños emocionales, enfermedades, dolencias de transmisión sexual, sida o embarazos". Una rúbrica y tan contentos, oigan. Un servidor presupone que la suma de 5000 dólares por participación y de 20.000 si hay supervivencia tendrá mucho que ver. Digo.

Conflictos

Con dos problemas, por el momento, se ha topado ya la mencionada cadena:

1. La tierna inocencia de los niños, que ha conllevado a que uno acabara con la cara quemada al confundir un producto químico con protección solar, y con otros tres que encontraron una botellita en medio del fantasmal poblado y sin conocimiento de causa acabaran (o acabasen) ingiriendo lo que en España se ha venido a llamar lejía. Nada grave, pero algo preocupante.

2.¿Trabajo o actuación? es el conflicto legal en que se hallan inmersos los picapleitos de la CBS. Porque por un lado el Gobierno de Nuevo Mexico ha promovido una querella afirmando que los concursantes "trabajan una media de 16 horas al día" lo que conllevaría a un claro caso de explotación infantil. En cambio, otras fuentes (la madre de uno de los críos, por ejemplo) afirman que muchas actuaciones y diálogos por parte de éstos eran "sopladas" por los directores del programa, lo que conlleva que hay actuación, y vuelta a empezar: si los niños actúan más de un número determinado de horas volveríamos a estar hablando de explotación infantil. El pez que se muerde la cola, vamos.



Conclusiones

Vistas la condiciones y las posibles consecuencias del comentado programa, uno tiende a pensar en posibles targets para participar el él:

  • Hijos de ciudadanos de clase baja/marginal, que tengan que priorizar el sustento económico ante el bienestar familiar, o, como en este caso, personal. Un bonito símil del ejército, pero con menores de edad. Y ya si de paso, éstos sobreviven, estarán más que preparados para invadir pacificar Irak, o el país que en aquel momento esté siendo invadido pacificado.
  • Hijos rebelde-problemáticos. Olvídense de pedagogías, de supernannys y de soplagaiteces por el estilo. De siempre ha sido sabido que nada mejor que condiciones extremas y virulentas para hacer de un ente una mejor persona, un superviviente. Si su hijo es todo un Bart Simpson en potencia (o en acto) este es el programa que necesitan. Y si no sobrevive, es que quizás no se lo merecía.
  • Hijos de adeptos a Lost. Vale. Lo más probable es que de estos hallan pocos, pero alguno habrá. Tantos capítulos viendo, sufriendo y disfrutando con las correrías de Jack y su camarilla por la islita de las narices pueden hacer que unos progenitores cualquiera deseen que su retoño emule a sus héroes de ficción (y con la ventaja de no tener que pasar por las manos de J.J. Abrahams, que ya es).
  • ...

Una única cosa es segura: no solo en yankilandia cuecen habas. Y es que a estas alturas, aún previo a su estreno, los derechos ya se han vendido a varias cadenas, incluídas algunas europeas. Se aceptan apuestas para ver cuanto tardará en llegar el invento a tierras celtibéricas. Mientras tanto, vayan adiestrando a sus retoños para convertirse en puros SUPERVIVIENTES.

Etiquetas:

17 Réplicas:

yo además de todo lo anterior les proveía a los chiquillos de armas, entonces la diversión estaría asegurada...

  At 4/9/07 16:57 Anonymous HT afirmó:

Vaya si es bello esto, oiga.

Y luego andan por ahí diciendo que la Nothomb tal y cual con el Acido Sulfúrico y tralarí tralará...

¿El proyecto con los niños gordos que se iban a liar a hostias con aborígenes australianos fue llevado a cabo? ¿Hay un canal 24 horas? ¿Alguien me trae un whisky?
Estos niños acabarán como los de Ciudad de Dios.

Vender a tu hijo por solo 5.000 dolares es horrible, yo no aceptaría menos de 30.000.

  At 4/9/07 17:44 Blogger Yedra afirmó:

eing?? Qué nos ha pasado hoy??? telepatía cibernética???

  At 4/9/07 17:57 Blogger Higronauta afirmó:

Asegurada estaría, Pussy, pero creo que se les iba a acabar el programa en dos días (si llegara). Lo más práctico, que encima fomenta la pedagogía y la creatividad de los niños, es que creen sus propias armas, tretas y artimañas de caza y asesinato. Eso seguro que hace subir audiencia.

Maese ht, según su sitio no-oficial, en Fat Teens Can't Hunt siguen buscando candidatos previo permiso paterno. Presupongo que los británicos no son tan favorables a este tipo de proyectos. O si. Si consigue ese whisky, pídame uno para mí.

Estrellita eso si su hijo resulta ser un mindungui. Si cuenta con un niño clase A, tiene asegurados los 20.000 mínimo. Y es que enviar al hijo de uno a un programa así y que no consiga premio gordo es para enviarlo a un programa lleno de niños que tengan que luchar por sobrevivir. Como mínimo.

Más o menos lo mismo que he pensado cuando he entrado en su blog, yedra. Porque mire que hay temas...

  At 4/9/07 18:06 Blogger Aura afirmó:

Hay realitys de niños, de famosos, de posibles sacerdotes, ¿qué falta? ¿el reality de la tercera edad? ¿En que consistiría, en ver quien muere primero?

  At 4/9/07 19:56 Blogger Bizita Q afirmó:

Niños vejados… eso ya se hacia en Menudas Estrellas.

  At 5/9/07 09:40 Blogger Higronauta afirmó:

Aura, estaba pensando en uno de freaks en el sentido más estricto del vocablo, pero, oh sopresa, oh ironía, resulta ser uno de los temas más tabús del catodismo de estos momentos (no hay más que recordar las cotas de censura que han alcanzado anuncios y programas donde aparecían enanos...). Una idea que se me viene pasando por la cabeza es la de organizar una versión de Supervivientes con dos grupos bien diferenciados: directivos de empresa y trabajadores despedidos por recolocación de la manufactura en país asiático. Y que sobreviva el mejor.

Maese Bizita la vejación de Menudas Estrellas aunque traumática psicológicamente hablando, no implicaba riesgo de embarazo ni SIDA (que se sepa). Los tiempos cambian que da gusto (o no).

  At 5/9/07 14:30 Blogger Bizita Q afirmó:

Hombre maese Higronauta eso dependeria de si los productores estan mas menos educados, sexualmente hablando. Mala leche aparte, si, poco queda para que vivamos en una especie de Transmetropolitan.
EL SEÑOR DE LAS MOSCAS
el esperpento hecho realidad ¿profecía autocumplida???

  At 5/9/07 21:11 Anonymous Angalqua afirmó:

Que material para un análisis antropológico de los masamedios!
Me pregunto porque la transitividad entre sociedad de adultos y sociedad de niños fascinara tanto, es como un canto confirmatorio que le hacen los productores al contrato social ocidental, con sus figuras de autoridad, el conflicto individuo/colectivo, su comercio (el dinero siempre es una metáfora relevante)...
Las armas estarían bien, pero con la pinta de los que salen en el video creo que un par de tirachinas bastaría, y que se los echen a suertes....

No sé si vería yo más la tele con programas como este, quizá me vendría bien pal curro.

  At 6/9/07 11:59 Blogger Higronauta afirmó:

Habrá que ir pensando en agenciarse unas gafas de colores, pues, maese Bizita...

Uno empieza a pensar, don Genius, en vista de estos casos, que todas las obras de ciencia ficción catastrofistas, agoreras y perversas tienen, últimamente, tendencia exponencial a convertirse en reales, para mal o para mejor.

Maese angalqua los niños, como se afirmaba antaño, no son personas. De ahí surge esa fascinación por el cambio, que viene a ser una visión deformada de la nueva carne. (Presupongo que de ahí surge también que en los EUA las leyes de protección del menor para estos casos sean irrisibles, cuando no inexistentes).

Don loco oficial, un servidor se lo imagina más a la usanza de El Equipo A o McGyver teniendo que construir estos niños armas mortales a partir de retazos de desechos y materiales varios. De buen seguro eso subiría muchos puntos la audiencia. Y si no es mucho preguntar, ¿a qué se dedica usted? (el dudeo surge de su afirmación de aprovechamiento de este monstruo catódico para su ámbito laboral, sobra decir).
Estimado Sr. Higronauta, soy profe de mates...y aunque lo dije en plan de coña, tengo algunos alumnos bastante duchos en la construcción de armas arrojadizas

  At 6/9/07 23:31 Anonymous Angalqua afirmó:

Niños parabólicos?

  At 7/9/07 17:17 Blogger Higronauta afirmó:

Paramécicos, diría yo, maese angalqua.

Maese loco oficial gracias por sacarme del dudeo. Usted que nos ha visto y usted que nos ve: ¿ha habido un cambio tan exagerado como aparenta en las costumbres infantiles?
El cambio es proporcional a la complejidad de la sociedad; en las grandes zonas urbanas el cambio que se ha producido es mucho mayor al cambio que han experimentado los institutos de zonas rurales...pero hay mucho mito en todo esto, no es tan fiero el toro como lo pintan...o será que yo era malo malísimo en mis años de adolescente...