<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
miércoles, septiembre 12, 2007
6:23 p. m.

Londres higronáutico

rubricado por Higronauta

El Londres que un servidor ha visitado es radicalmente distinto a lo que esperaba encontrarse. Si bien existen lugares deliciosos que pueden contemplar y admirar en cualquier guía de la ciudad que se precie, el encanto de la urbe radica en sus maravillosos recovecos que no existen en realidad alguna y a los que uno llega o bien por mera casualidad, o bien gracias al esfuerzo de la testarudez exploradora. Nunca sabe uno qué o a quién va encontrarse una vez gire la esquina...

De esta forma, podemos encontrarnos con nuestro amistoso vecino Spiderman colgado del techo de una juguetería cualquiera, siempre atento y vigilante a que los infantes puedan disfrutar sin preocupaciones de la cantidad ingente de elementos que allí tienen para disfrutar.


O podemos encontrarnos con un enigma, dejado por un extraño, no sabemos ni cuándo ni por qué, en la entrada de una sucia y cerrada iglesia de barrio, perdida entre rascacielos feístas de los años setenta.


O, sin conocimiento de causa previo, acabar comiendo las clásicas patatas con pescado en el pub que, según afirma su carta, san David Hasselhoff frecuenta en sus variadas visitas a la ciudad londinense, presuponemos que por el simple hecho que la calle se llama Knightrider (tendrían que haber visto al que esto escribe, una vez leído el extracto en el menú, buscando asomando la cabeza por detrás del longuo asiento, buscando y rebuscando con la mirada la efigie de su ídolo). Por lástima, la coincidencia no pudo ser perfecta y el hombre kitsch por antonomasia no se hallaba presente en aquellos momentos...



Y, al igual que en Malta nos topamos de frente con la última vaca 100% maltesa, aquí acabamos, en uno de esos rincones mágicos de los que hablábamos, con la puerta más antigua de la Gran Bretaña. Puerta que intentamos franquear, pero temimos acabar en una dimensión plagada de cenobitas o entes peores, o, quién sabe, acabar saliendo por la puerta de la mansión higronáutica, hecho para el que, como comprenderán, no estábamos preparados todavía.


Anduvimos también por Whitechapel, buscando resquicios de los crímenes de Jack el destripador, pero, sorpresivamente, nos encontramos en medio del Festival del Curry, con un gentío tal y una mezcla de aromas orientales tan embriagador que nos fue más que imposible seguir pista alguna, y no quedó más remedio que sumarnos a la celebración, como mejor pudimos. En medio de ésta me pareció atisbar, al fondo de un oscuro callejón, los restos de un racimo de uvas abandonados, pero, quizás, fuera una entelequia de mi imaginación...

Y, para no irnos con las manos vacías, tras una árdua, y casi árida búsqueda, cuando ya empezábamos a perder toda esperanza, pudimos arrancar un pedazito de la ciudad y llevárnosla con nosotros. Un fragmento de sus capacidad fragmentaria y mágica en forma de efigie de Virgil Tracy de 31 centímetros de altura hallada en un pequeño mausoleo juguetero vintage en uno de los rincones más recónditos de Candem, y dos deliciosos libros a los cuales ya busco tiempo para hincarles el diente (y que a su debido tiempo, serán comentados aquí, tengan por seguro): Portable Darkness - An Aleister Crowley Reader y The Monster Show: A Cultural History of Horror de maese David J. Skal.


Sin tiempo para más, tuvimos que abandonar (físicamente) una ciudad demasiado grande para visitar en cuatro días, a la cual ya estamos pensando en volver en cuanto sea posible, para volvernos a sentir celtibéricas Alicias y seguir descubriendo qué más se esconde más allá de la madriguera del conejo. De momento, el choque virulento con la realidad cotideana ha sido tan duro, que sigo teniendo mis dudeos de si podré sobreponerme. O sea.

Etiquetas: ,

19 Réplicas:

  At 12/9/07 19:09 Blogger Aura afirmó:

Ese enigma escrito en tiza en la iglesia -con sus ¡coronas!- puede que me impida dormir esta noche...

Por otro lado, maravillosas compras.

Un saludo :)

  At 12/9/07 20:22 Anonymous ht afirmó:

The Monster Show es UNA PUTA MARAVILLA. Lo mejorcito, oiga. Si puede, es que está perdidísimo, hágase con Dark Carnival del mismo autor.

Y joder, como brilla RAW en Portable Darkness.

Ai los leibles, los leibles.
Hay una cronología: 05, 06 y 07

Unas letras coronadas: reyes. Este año en Francia ví una A con una corona, significaba Ana coronada.

Las letras k+m+b: Kacper, Melchior, Baltazar (los tres reyes magos).

Ya solo faltan los 20 y porque cambian las coronas y en el centro no hay.

Yo también pensaré largo en ello.
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ya está, siento ser pesada, pero lo tenía que compartir. Se pone en las puertas como símbolo de protección para la casa:

"Christus Mansionem Benedicam, o Cristo bendiga esta casa. Aunque Alemania es mayoritariamente protestante, en el sur el catolicismo está bastante arraigado. Por lo que entiendo de la página, que es poco, está relacionado también con los Reyes Magos: Caspar, Melchior, Balthazar."

Ahora voy a alejarme del ordenador hasta mañana

  At 13/9/07 09:20 Blogger kuroi yume afirmó:

poco sana envidia me corroe, que lo sepa!

  At 13/9/07 09:57 Blogger Higronauta afirmó:

Me ha dejado boquiabierto, estrellita. Uno pensaba que iba a tener días para enfrascarme en cábalas, traslaciones, códigos y demás y viene usted y lo resuelve en un ratejo. Mil gracias, señorita. Por cierto, ¿sabe qué significan los 20s?

Aura espero que pudiera leer la respuesta de estrellita y pudiera conciliar el sueño :P Está visto que tendré que volver a tierras británicas a por más misterios como éste...

Maese ht tomo buena nota de su recomendación para futuribles compras internáuticas o retornos a tierras londinenses. Aunque, con lo que me costó encontrar este, si afirma que el otro está perdidísimo...

Maese kuroi anímese y regálese una escapada, aunque sea de fin de semana.
Sin duda maese Higro ha captado toda la enjundia y esplendor de la ciudad en su primer párrafo.
Tuve la fortuna de vivir en Londres un año, hace algo más de dos lustros...fue tal el impacto que no he sido capaz de volver. Siempre ronda mi mente...pero...
Un saludo. (y mu buenas las fotos, by the way).

  At 13/9/07 14:06 Blogger kota afirmó:

En Alemania vi muchos, no sabía que en UK también había (y ahora que he buscado, en US también) -- en la zona que estuve, el Oeste de Alemania, son muy católicos.

Christus mansionem benedicat, o también Casper - Melchior - Balthasar
(La K o la C de Gaspar no importa).

Se pone 20 C+M+B 07, vemos cómo las dos primeras cifras del año van al principio y las últimas al final.

Esta bendición para la casa suelen escribirla los niños, y se mantiene hasta Pentecostés (el quincuagésimo día después de la Pascua [Domingo de Resurrección]).

Fuentes:
http://atalaya.blogalia.com/historias/51036
http://www.wf-f.org/epiphany.html
http://stjohannes.at/glaube/wissenswertes/C_M_B.html
Y mis propios merodeos

Salud!

  At 13/9/07 15:14 Anonymous Angalqua afirmó:

Que envidia da usted

  At 13/9/07 16:53 Anonymous dr.benway afirmó:

Y yo que mis vacaciones las malgasté bebiendo Cartojal...

  At 13/9/07 17:53 Blogger Yedra afirmó:

Oiiins pero que envidia!! Este año, aunque todavía me quedan días de vacaciones ya no podré moverme muy lejos de mi entorno....quien sabe si algún año de estos podré retomar mi lista de viajes por hacer...
Muchas gracias Kota, ahora dormiré bien, pero del todo.

  At 14/9/07 02:49 Anonymous roberto afirmó:

don higro:
aproveche the monster show, un libro FANTABULOSO con todas las letras sobre la historia social del horror dle siglo XX escrita por un tipo que la tiene muy pero muy clara.
Yo lo leí años atras y vale muchisimo la pena
qbueno que le apetezcasn las vacaicones
qué lástima, a la próxima a Edimburgo, Higro!
Jo, tu spiderman está mas cachas que el mio: http://albumbusano.blogspot.com/2007/09/spiderfat.html

  At 16/9/07 03:01 Blogger el tasista afirmó:

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  At 16/9/07 17:46 Blogger porlacara afirmó:

Veo que no pierdes el tiempo en vacaciones ;)

Un saludo.

  At 16/9/07 18:23 Blogger Higronauta afirmó:

Gracias por la confirmación, maese loco oficial. Temía que la visión reducida de cuatro meros días, pudiera haber estado algo distorsionada.

Don kota gracias a usted también por la aclaración del misterio de la entrada de la iglesia. Muy pedagógica, esclarecedora y sorpresiva, a qué negarlo.

Maese angalqua volando en compañía borreguing, le puedo asegurar que Londres no está tan lejos. Si lo sabré yo.

Dr. Benway a un servidor le dio por las pintas, tanto frías como naturales (estas últimas, delicioso descubrimiento que tenía pendiente desde hacía demasiado tiempo...)

Yedra piense en todas las subvenciones de las que va a poder beneficiarse una vez finalice su estado de gracia, y aproveche que su retoño es pequeño para despilfarrarlas ;)

Don Roberto agradézcole la recomendación. Estoy a un libro de poder lanzarme entre sus páginas... Ya va quedando menos.

Pussy, a ver si es posible... ¿Puedo contar con usted como cicerone?

Está visto que con el Spiderman de Hamley's rompieron el molde, visto el suyo, maese Busano. Pero bien roto, vamos.

Lo que perdí, don porlacara fueron casi dos pares de suelas de tanto andar. Pero no había más tu tía...