<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, marzo 23, 2010
12:36 a. m.

Apuntes para una reflexión sobre el catodismo de género

rubricado por Higronauta
Proemio

Es de rigor aplaudir medidas que favorezcan la igualdad de géneros en una sociedad que intenta, a trancas y barrancas, progresar en cuestión de derechos. Aunque los intentos resulte tan irrisorios como inútiles sus consecuencias. La memoria histórica (esa señora mayor que todo lo recuerda tan bien y a la que quieren encerrar en un cotolengo olvidado de la mano de Dios) así lo demuestra.

Argumentario dubitativo multimedia

Y es que estos actos de defensa de derechos siempre se dirigen hacia ciertos elementos estamentarios de repercusión nímia en lugar de atacar directamente la raíz del problema. Porque resulta muy lícito reclamar la retirada de ese programuzco que se ha sacado La Sexta de vayan ustedes a saber dónde y que no deja de ser más que una caricatura exagerada de la sociedad actual y que denosta tanto a jóvenes como a féminas. Pero si no se acomete contra la otra cara del espejo, de la que el programa no es más que un mero reflejo deformado, y que resulta ser el MOTIVO PRIMERO de toda la problemática, el acto acaba resultando harto vacuo.

Es más, resulta irrisorio, cuando no insultante, que se intenten abanderar unas libertades y unos derechos que, por otro lado, son atacados ora sí ora también en cualquier Medio. La pregunta a realizar es: ¿existe criterio alguno? ¿Por qué se arremete contra un programa X, y se permite, mientras tanto, que un elevado (por no decir absoluto) porcentaje de la publicidad actual siga perpetuando esos valores y derechos que, supuestamente, se quieren erradicar? ¿Quién dicta las Normas? Como muestra para la reflexión y/o el dudeo, tres botones:

Anuncio Chocolates Valor Placer Adulto



Anuncio Sunsilk



Anuncio Heineken



Conclusiones vagamente vacuas

Los subterfugios están a la orden del día para defender y/o atacar cualquier elemento deseable de ser atacado/defendido (las nuevas leyes internáuticas son un claro ejemplo, pero es tema que trataremos en otra ocasión) pero no dejan de ser eso, justificaciones subjetivas. Por citar un ejemplo, en relación al vídeo de Heineken, el director de RRPP de la citada marca cervecera, tilda su spot como "situación cotideana" mientras el director creativo lo enuncia como "dos deseos, dos sueños de la gente" (Aquí tienen el video con reportaje de Canal Plus para que profundicen, si gustan).

¿Dónde queda pues ese límite establecido, la raya a traspasar para caer en el "lado oscuro" que convierta lo visionable en atacable y denostable? ¿Tiene importancia el CAPITAL que está detrás de TODO para contrarrestar una lucha en favor de unas igualdades? ¿Por qué un acto sexista es "divertido/gracioso" dependientemente de quién y donde provenga? ¿Tiene sentido todo esto, si lo único que se consigue propinar son patadas en las espinillas, más molestas que dolorosas, al status quo social? ¿Hay posibilidad de cambio alguno? Dudeos múltiples y, como ven, sin respuesta concisa.

Tras todo esto, y pese a la cantidad de interrogantes establecidos, uno acaba cayendo en el pensamiento (erróneo o no) de que el golpe certero no llegará nunca porque, simple, dura y claramente, vivimos en una sociedad pornográfica dónde el SEXO impera en todas y cada una de las esferas. Animales somos y en la Naturaleza mercantilizada nos encontraremos. O sea.

Etiquetas: ,

4 Réplicas:

  At 23/3/10 08:52 Blogger Dr Zito afirmó:

Claro, la diferencia estriba en que un programa lo emite una cadena rival, con inclinaciones politicas evidentes, asi que se ataca al competidor economico-ideologico con la excusa. Pero no, a Heineken no porque claro, la cerveza no tiene ideologia. Y el champu tampoco. O eso dicen.

  At 23/3/10 13:10 Blogger Roski afirmó:

Hay casos que me resultan curiosos: el periodismo deportivo femenino, por ejemplo.

Cada vez hay más periodistas féminas dedicadas a los deportes. Sin embargo, no son expertas ni comentaristas ni contertulias.

En la mayoría de los casos son azafatas... o eso parecen. El único momento que les permiten dar su opinión es cuando se habla de los abdominales de Cristiano Ronaldo...

El problema de la lucha de la mujer desde el siglo XX es que no se ha definido correctamente la palabra IGUALDAD.

  At 23/3/10 20:33 Anonymous Angalqua afirmó:

La pregunta no es, para mí, dónde está el límite sino quien lo hace y para qué.
Sinceramente nuestra capacidad de cambio es grande pero siempre en lo anecdótico y muy pocas veces en cosas importantes, y parece que casi nunca en lo sexual (que es capital), ni en la organización del poder y lo social que implica...
Ni patadas en las espinillas Sr. Higronauta, ni patadas en las espinillas...

  At 24/3/10 01:27 Blogger Higronauta afirmó:

Siento discrepar con usted, doctor pero la cerveza, según manda la historiografía, sí tiene un marcado componente ideológico: el machismo exacerbado. Al uso y abuso, y, en especial a toda la publicidad, me remito. (Está claro, parece ser, que las féminas, no benen néctar de cebada. O eso parece).

Maese Roski, uno contempla obnuvilado las tertulias y espacios deportivos, y acaba teniendo la sensación de visionar una suma de Sálvame+Goles son Amores. Con lo cual, no es de extrañar, que las mujeres, recién llegadas al campo de juego (si me permite el tontuno juego de palabros) no acomentan más que una mera función pictórica. A fin de cuentas, ¿qué deporte prácticado por mujeres es más visionado que el balombola playístico y el tenis y por qué motivos??

Discrepo con usted también, maese angalqua, pues dudeo, y mucho, de esa capacidad de cambio que comenta. España es abolenga y reaccionaria (tengo pendiente una suma de todas las partes al respecto) y el cambio tiende hacia lo estático. Aunque, coincido, a qué negarlo, con su asertación sobre el hecho que estos "actos" no llegan a ser "ni patadas en las espinillas".