<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
jueves, septiembre 01, 2005
6:35 p. m.

El libro de la vida sexual: La prostitución III

rubricado por Higronauta
"Esa chica baila y se acaricia / sabe ser amable y ser actriz"
La chica que baila, Pedro Guerra

Aquí tienen, por fin, la esperada tercera entrega sobre la temática prostitutiva según la visión de don
López Ibor en su magna obra El Libro de la Vida Sexual.



¿QUIÉNES ACUDEN A LAS PROSTITUTAS?


Naturalmente, no existiría la prostitución si no hubiera hombres dispuestos a utilizar los servicios de las mujeres que ofrecen su cuerpo por dinero. ¿Quiénes son estos hombres y qué les impulsa a mantener relaciones sexuales con mujeres de las que no pueden esperar ninguna clase de afecto y cuyas caricias deben comprar? Aunque no podemos extendemos demasiado en este punto, vamos a esquematizar brevemente los tipos de hombres que constituyen "los clientes" habituales de las prostitutas. No es necesario insistir en que todos ellos presentan, en mayor o menor grado, como denominador común, cierto déficit de principios morales sin el cual ninguna motivación sería suficiente para inducirles a tal trato. He aquí los principales tipos:
1.0 Adolescentes que quieren saber por experiencia "qué cosa es la sexualidad" y "cómo es una mujer". Generalmente salen insatisfechos y descontentos de su "experiencia". Este grupo se diferencia de los demás en el hecho de que quienes lo constituyen no son clientes asiduos, sino que, en muchas ocasiones, después de uno o dos contactos con prostitutas, pierden todo su interés por ellas.
2.0 Hombres que, por alguna circunstancia accidental -viajes, ausencia o enfermedad de la esposa, etc. - recurren esporádica mente a las prostitutas para aliviar su tensión sexual.
3.0 Individuos que consideran que sólo el cambio repetido de pareja puede satisfacer sus deseos sexuales.
4.0 Entre los clientes más habituales de las prostituta están aquellos hombres que, por su timidez emocional, por algún defecto fisico o intelectual, o por ser demasiado viejos para competir con los demás hombres en la conquista de las mujeres sexualmente atractivas sobre la base de un interés mutuo, hallan en las prostitutas una fácil solución a su problema.
5.0 Muchos hombres sufren desviaciones del impulso sexual, de naturaleza fetichista o sadomasoquista (véase el capítulo de las perversiones sexuales), que solamente pueden ser satisfechas en las relaciones sexuales mercantilizadas, puesto que, normalmente, ni la esposa ni una amiga se prestarían a ellas. Otros desean formas de relación sexual socialmente prohibidas y que sólo pueden obtenerse mediante pago. Otros, finalmente, poseen una líbido activa, pero son impotentes, lo cual les priva de sostener relaciones sexuales con una mujer normal, mientras que para la prostituta este hecho carece de importancia.
6.0 Un gran número de hombres desea evitar todo tipo de obligaciones familiares, teme los resultados de un embarazo si sostuviera relaciones con alguna amiga o prefiere rehuir las complicaciones de los vínculos emocionales. Otros, no tienen tiempo para cortejar a una mujer hasta el punto de que ella acepte las relaciones sexuales, o no poseen suficiente dinero para cultivarlas en la forma adecuada, siendo una visita a una prostituta una forma mucho más rápida y económica de satisfacer su impulso sexual.
7.0 Otros hombres, simplemente desean hallar un descanso y relajación en compañía femenina, al margen de los ordinarios límites y formas convencionales y, como dice Havelock Ellis, "encuentran en las prostitutas un elemento de alegría y variedad en la ordeanda complejidad de la vida civilizada, un alivio de su mecánica rutina, una distracción en su aburrida y respetable monotonía".

10 Réplicas:

  At 1/9/05 19:28 Anonymous menor afirmó:

Al Señor Lopez Ibor se le ha olvidado incluir a la gente que va a sacar ideas frescas para luego masturbarse en sus hogares, es más barato que alquilar una pelicula porno y adem´s te tomas una cerveza.

  At 1/9/05 19:38 Blogger Higronauta afirmó:

Presupongo que será porque en aquellos tiempos uno iba a lo que iba y nadie tenía esa mentalidad tan pragmática.

En otro orden de cosas, encuentro fascinante el punto 2.0: esos mariditos con sus mujeres ingresadas en la UCI, a punto de ser intervenidas quirúrjicamente o a punto de dar a luz y el marido que se va con prestitutas para relajar la tensión... Se sobreentiende que el Valium todavía no había aparecido en la civilización progresista, ¿non?

  At 2/9/05 12:55 Blogger doneval afirmó:

Falta el punto 8.0 El guarro cabrón

Del punto 6 me gustaría subrayar el "hecho" de que una prostituta sale más barata que el cortejo de una mujer, ¿esto quiere decir entonces que en el fondo todas las mujeres somos prostitutas caras? ¿o de que cojones está hablando este hombre traumatizado?

  At 2/9/05 13:44 Blogger Higronauta afirmó:

Presupongo que más o menos viene a decir que para conquistar a una mujer hay que agasajarla con presentes, invitarla a lugares (cenas, espectáculos, hoteles)... Factores que al final, de cara al bolsillo del macho conquistador, resultan más caros que directamente "irse de putas".

Por cierto, ¿me podría analizar ese punto 8.0 de una manera algo más extensa?

  At 3/9/05 20:59 Blogger absence afirmó:

A mí me gusta especialmente el punto siete.

  At 5/9/05 13:52 Blogger doneval afirmó:

hombree, pues directamente, lo que en este país llamamos el salido, que puede a más a más ser también cabrón en el caso de que engañe a su susodicha parienta con hijos y perro.

  At 5/9/05 20:29 Blogger Higronauta afirmó:

Pero queda justificado si es por estrés y/o por encontrar "un elemento de alegría y variedad en la ordenada complejidad de la vida civilizada". O al menos eso es lo que don Ibor dixit

  At 6/9/05 10:15 Blogger doneval afirmó:

que va a decir... jejeje

  At 6/9/05 13:20 Blogger Higronauta afirmó:

Y pensar que hace unos años las personas más cultas e inteligentes (según la opinión del pueblo llano) eran los doctores...

  At 18/2/10 22:44 Anonymous Gordo afirmó:

Me encanta ir de putas .