<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
domingo, agosto 07, 2005
10:34 p. m.

El libro de la vida sexual: La felación

rubricado por Higronauta
"La verdadera sexualidad no es el simple acercamiento de los sexos, sino el trabajo creador del hombre y la maternidad de la mujer."
Gregorio Marañón, médico, escritor e historiador español

Para aquellos que lo desconozcan, el doctor Juan José López Ibor ha sido para este país (Hispania) uno de los referentes médicos más importantes habidos y por haber. Es por ello que no puedo disimular mi euforia al haber encontrado, a precio de saldo, una de sus obras magnas: El libro de la Vida Sexual, editado por Ediciones Danae en 1968. Como el conocimiento es universal, y presuponiendo que quizás muchos de ustedes no puedan llegar a disfrutar de los escritos de este fenómeno médico-mediático, he decidido compartir algunos de los aspectos sexuales del españolito de a pie de aquellos tiempos grises y remotos analizados por don López Ibor en una serie (de momento indeterminada) de posts. Sobra decir que, por motivos obvios, un servidor no se hace responsable de las opiniones y (des)informaciones extraídas del citado libro.
Y para iniciar nuestro recorrido por los entresijos de la sexualidad baturra, ¿qué les parece si tratamos el tema de La Felación? (Informarles, eso sí, que la información referente a esta práctica sexual está englobada, dentro del citado libro, en el apartado Los Fenómenos Parafílicos del Contacto Oral. Ahí es nada)


LA FELACIÓN
"Es esta una actiud sexual parafílica que se realiza mediante la estimulación del pene con la lengua, los labios y la boca, incluida la succión. La asociación ideativa entre la boca y la vulva existe casi en la infancia: la boca tiene labios, temperatura, secreciones mucosas y la succión es un microrritmo. Además hay una introducción cavitaria. La felación puede ser activa o pasiva. Stekel, una de las figuras fundacionales del estudio de la sexualidad, afirma que los niños varones practican entre sí la felación sin haber sido aleccionados siquiera. En la casuística científica acerca de este tema se han expuesto casos de autofelación. La felación practicada como preliminar del acto heterosexual normal en adultos no debe nunca identificarse con la practicada como fin en sí misma. Se trata en el primer caso de una caricia erógena encaminada a despertar en bloque la sensibilidad sexual. En el otro caso se trata de una parafília patológica. La felación como sustituto del acto sexual es frecuente entre homosexuales, pluralistas, gerontófilos y pedófilos. Así mismo en las prácticas sexuales de sujetos psicoinfantilistas".

10 Réplicas:

Ahora entiendo muchas cosas de la sexualidad española...

  At 8/8/05 18:36 Blogger Hijo Tonto afirmó:

Gracias, de verdad...

Adoro este tipo de material.

  At 8/8/05 19:03 Blogger Higronauta afirmó:

Don inadaptado coincido con usted. Para un servidor, no hay mejor manera de comprender el presente, que observar el pasado. Y a qué negar que la afición que le estoy cogiendo a los manuales y libros sobre sexualidad de tiempos remotos me están ayudando a ese análisis sociológico de estar por casa.
Don hijo tonto, pues prepárese, porque tengo previstas unas cuantas entregas sobre, como mínimo, éste libro. Y quién sabe si llegue a atacarle también a otras publicaciones que comentaba más arriba...

  At 8/8/05 22:38 Blogger Dr Zito afirmó:

Que bonito halago. Soy un pluralista. Ole!

  At 9/8/05 00:35 Blogger Higronauta afirmó:

Yo, ante estas doctrinas, todavía no tengo muy claro a qué grupo parafílico pertenezco...

  At 10/1/08 15:41 Anonymous Anónimo afirmó:

Yo tuve ese libro en casa y me lo leí de cabo a rabo (con perdón).

Tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo con el doctor. Que muchos tíos (entre los que me incluyo) nos guste que nos la chupen sin más, no quiere decir que sea una conducta sexual normal. Es sana, pero desde el punto de vista de la sexualidad natural no es normal; más bien se trata de una pequeña "perversión" tan arraigada en nuestra cultura que ya la vemos como algo normal.

Por buscar un simil, imaginaros por un momento una orgía romana. Por cierto que la palabra "orgía" hace referencia a cualquier exceso, no necesariamente sexual. De hecho las orgias romanas se basaban sobre todo en la comida más que en sexo (que también). Pues bien, era algo visto como normal el hecho de vomitar en el "vomitorium" cuando uno estaba saciado de comida, precisamente para poder seguir comiendo.

¿Vomitar la comida para seguir comiendo es algo normal? Pues desde el punto de vista natural, no. El ser humano no lo hace de manera instintiva, sino por una alteración de las conductas normales con intenciones edonistas (sentir un placer o satisfacción). Esto no es otra cosa que una simple perversión llevado a la lógica de "lo normal".

López Ibor tiene toda la razón cuando dice que la felación en sí es una parafilia, entendiendo como tal una perversión de las conductas naturales. Otra cosa bien distinta es que a más de uno le guste más que le hagan una mamada que a un tonto una tiza. Y yo formo parte de ese más de uno, por si alguien quería ponerme la etiqueta de moralista.

  At 26/3/10 18:08 Anonymous Anónimo afirmó:

Yo también lo tengo!!!! Es una joya!
Hermoso libro!!!y mis respetos para López Ibor
también tengo esta fabulosa joya en mis manos!!
saludos a todos

  At 19/7/11 19:04 Anonymous chimpandolfo afirmó:

Yo también lo tengo y me sirvió mucho para hacer una monografía :D
Me ha sorprendido mucho leer ese párrafo. Mis padres lo tenían en casa, escondido, y yo de pequeño lo ojeaba cuando me quedaba a solas. Sólo miraba las ilustraciones, así que no recuerdo el tono general del libro. He dicho que me sorprende el párrafo porque hoy en día sabemos que ese libro no lo escribió López Ibor sino dos negros: Lidia Falcón y Eliseo Bayo, a años luz del ideario franquista que a buen seguro el reputado psiquiatra profesaba.

"Con afán sin igual, para reunir el mayor número de páginas, consultamos multitud de obras de los más famosos entendidos en la materia.Comenzamos por la vida sexual de los pueblos primitivos, cuyas peculiaridades aprendimos de varias obras sobre la materia, especialmente de Margaret Mead y de Malinowski; seguimos por las peculiaridades de la vida amorosa en otros países, estudiamos la Edad Media y la Moderna y llegamos entusiasmados a las obras de Freud, de Wilhelm Reich, de Foucault, de Beauvoir. Era la ocasión de difundir las teorías ocultas hasta entonces por la demente censura del franquismo, y ofrecer un tratado, aunque fuese elemental, sobre sexualidad, especialmente a los jóvenes, tan necesitados de él para superar la represiva educación sexual que habían recibido sus mayores."

Psiquiatría+franquismo = horror puro como nunca lo pudo soñar Lovecraft. Buen pájaro tenía que ser el tal Ibor, seguramente tanto como su coleguita V-N.