<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
viernes, agosto 26, 2005
5:44 p. m.

El libro de la vida sexual: La prostitución II

rubricado por Higronauta
"Porque abismo profundo es la prostituta"
Proverbios 23:27

La primera entrega del curso sobre prostitución de don Ibor no fue más que un cuento de infantes en comparación con los análisis de las causas que promueven esta actividad, tal como podrán observar:


"CAUSAS

Indudablemente, la prostitución no puede atribuirse a una causa única, sino que descansa en una multitud de razones y factores que deben ser evaluados en cada caso particular, pudiendo entonces verse cómo, en cada mujer, la importancia causal de un mismo factor varía considerablemente. Además, ha de tenerse en cuenta que, en ciertas profesiones, la relajación sexual es considerada como algo perfectamente normal. A propósito de esta afirmación, Clifford Allen describe el siguiente caso conocido por él:
Una mujer trabajaba como bailarina en revistas y espectáculos teatrales, manteniendo esporádicamente relaciones sexuales con algunos hombres. Al cabo de algunos años se sintió extremadamente fatigada por su trabajo y se descubrió que padecía una estenosis mitral que la incapacitaba para la profesión de bailarina. Debido a ello pasó a formar parte de un conjunto musical que actuaba en los cabarets. Pero esto también resultó demasiado fatigoso para ella, por lo que tuvo que dedicarse, simplemente, a alternar con la clientela de un "night club", a fin de percibir la correspondiente comisión por las consumiciones. Pero como esto era económicamente poco productivo sostenía relaciones sexuales con algunos conocidos para aumentar sus ganancias. Por este camino se convirtió, progresivamente, en una prostituta profesional y pública.

Podemos esquematizar algunos de los más importantes factores que conducen a la prostitución:
1.° Un hogar roto, o fundamentalmente insatisfactorio, con falta del adecuado amor paterno y de seguridad. En muchos casos, las chicas han estado sometidas a una disciplina excesiva, o, por el contrario, han gozado de exagerada libertad. Frecuentemente los padres han distado mucho de ser un buen ejemplo para ellas, exhibiendo un comportamiento deshonesto o amoral. En algunos de tales hogares existe un completo desconocimiento de los valores morales y espirituales, así como una total carencia del sentido de responsabilidad en este aspecto.
2.° Pereza, auto-indulgencia y deliberada intención de ganar dinero fácilmente.
3.° Fuertes deseos de éxito y atractivo sexual entre los hombres, asociados con inmadurez emocional y dificultades para aceptar la realidad tal como es.
4.° Rebelión contra la autoridad paterna y social, especialmente durante la adolescencia y primera juventud. Frecuentemente existen antecedentes de escolaridad insuficiente (por desidia de la familia o por causas externas que hacían la asistencia a la escuela difícil o imposible), así como de pequeños actos delictivos.
5.° Grados leves de debilidad mental.
Algunos psiquiatras opinan que las prostitutas son sexualmente frígidas y que, por tanto, el dinero es el único beneficio que pueden obtener de las relaciones sexuales. Se considera que, en estos casos, el hecho de vivir la sexualidad como algo carente por completo de interés y satisfacción -para ellas- puede hacer más fácil su decisión de usar algo de tan poca importancia en sus vidas y sólo como medio de ganar dinero cómodamente. De todas formas, esta teoría no es, ni mucho menos, cierta en todos los casos, y una gran cantidad de prostitutas son más bien hipersexuales.
En muchos casos es un factor determinante de primordial importancia el hecho de que la madre, hermana o alguna otra mujer con la que se ha convivido en la infancia y adolescencia, se dedique a la prostitución. La muchacha observa la conducta de tal persona y, por los mecanismos de identificación y mimetismo que imperan en las primeras etapas de la vida, moldea su propio comportamiento de acuerdo con el de ella.

Los psicoanalistas, por su parte, consideran de la máxima importancia los dos siguientes factores: 1) Huida de tendencias homosexuales repri­midas, que conduce a sumergirse en una frenética heterosexualidad; 2) ac­titud de donjuanismo femenino, a causa de no haber resuelto adecuadamente la atracción y amor hacia el progenitor del sexo opuesto, y rivalidad con el del mismo sexo (complejo de Edipo).
Gaprio, un famoso psicoanalista norteamericano, dice acerca de las rela­ciones entre prostitución y homosexualidad femenina: "La prevalencia de la homosexualidad femenina en todos los burdeles del mundo me ha con­vencido de que la prostitución, como desviación del comportamiento, atrae a un gran número de mujeres con un fuerte componente homosexual. A tra­vés de la prostitución, estas mujeres superan, eventualmente, sus represiones homosexuales. Estoy convencido de que las prostitutas son, en su mayor parte, víctimas de conflictos bisexuales no resueltos, y que su huida hacia las relaciones sexuales con hombres, bajo la excusa del provecho económico, es una evidencia sintomática de sus deseos homosexuales inconscientes. Tal como puede suponerse, la mayoría de las prostitutas proceden de hogares en los que existía una grave incompatibilidad entre los padres. Habiendo sido privadas del natural afecto durante su infancia, su básico sentimiento de inseguridad les impulsa a buscar el amor de uno y otro sexo a través de la intimidad física con hombres y mujeres".
Otra psicoanalista, Elene Deutsch, refiriéndose al hecho de que muchí­simas prostitutas no comparten, en absoluto, los valores y pautas de com­portamiento de la sociedad en la que viven, dice:
"Incluso las más simples leyes morales no tienen en absoluto influencia sobre estas mujeres, a causa de que expresan valores a los que ellas son completamente ajenas. A sus ojos, las leyes morales sostienen intolerables errores y están llenas de contradictorios argumentos. Ante la indignación moral, ante cualquier intento de influir sobre ellas, reaccionan con cinismo. Y ¿por qué tendrían que aceptar las normas morales, si las reglas sociales tangibles son representadas, para ellas, solamente por la policía y las autoridades, a las que odian y contra las que luchan? La posibilidad de una tranquila y feliz vida familiar no las seduce dado que, de acuerdo con sus ideas, la fami­lia es solamente una fuente de disputas y sufrimientos o, como mínimo, de mortal aburrimiento.""

5 Réplicas:

  At 26/8/05 19:51 Anonymous gregoriok afirmó:

A estas alturas, lo que más me impresiona es que tengas paciencia para copiar párrafos tan largos como el que hay más arriba.
Digo yo que si no tendrás un buen programa de OCR que lo lee todo directamente.
En fin, los homosexuales tienen la culpa de todo, por lo visto... a ver cuando les sacan relación con la religión musulmana.
Bueno, no hay que ser Freud para saber que a este hombre le hacía falta salir del armario...

  At 28/8/05 02:44 Anonymous roberto afirmó:

lo peor es que esto es un texto que ne su momento era ocnsiderado cientifico...

  At 28/8/05 22:13 Blogger Higronauta afirmó:

Tal como usted afirma, don Robertolo tremebundo del asunto es esa consideración de "alto saber" otorgada a estos textos. Aunque a un servidor, le escandaliza más aún que pasadas ya casi cuatro décadas desde la publicación de este libro, todavía exista una parte de la población que piense de tal manera.
Lo que me resulta irónico, puestos al análisis del escrito, es el hecho que en ningún momento se traten las causas reales del asunto, y únicamente se busque un (sin)razomiento en cuanto conducta y psicología, como bien dicen llevándolo casi todo al extremo de la homosexualidad más chabacana.

Apostilla: Por cierto, en cuanto al tratamiento del texto, primero utilizo un programa OCR y posteriormente corrijo y rearmo errores varios que suelen aparecer de tanto en tanto. Digamos que uno es sufrido, pero no tanto...