<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, junio 21, 2005
8:34 p. m.

Torrebruno, trauma de metro cincuenta y uno

rubricado por Higronauta
"Vienieron los romanos... y uno se quedó: Torrebruno"
Hermanos Calatrava del tema Érase una vez...el hombre

Pensando sobre el tema del post de hoy, recordé que hace unos tres años le había dedicado un artículo a don Torrebruno, así que me he puesto presto a la búsqueda y aquí lo tienen, para su disfrute y/o sufrimiento personal. Se recomienda la audición de cualquier tema torrebrunero como hilo musical para mayor impacto narrativo y conceptual.

"Seamos claros, todos los que tuvimos la suerte (¿?) de conocerlo, tenemos un antes y un después de Torrebruno. El monstruo italiano llegó a territorio hispánico y cayó en la parrilla televisiva con un programa pseudocultural, Los Supersabios (1973) programa fracaso total, y que serviría para que el italiano clamara su venganza ante los españoles, traumatizando a sus hijos de por vida. Es en este marco donde aparece La Guagua (1975) (Guagua: autobús de línea en el modismo y giro locucional canario). Esta guagua llegaba a las 12 del mediodía a una plaza llena de infantes predestinados al summum trauma. ¿El conductor del vehículo? Rocco Torrebruno, del cual todavía nos preguntamos muchos cómo llegaba a los pedales y al volante a la vez. Por fin Torrebruno estaba a la altura del público (¿o es que el público infantil era de la misma altura que él?)
Excelente vinilo que no debería faltar en sus discotecas
Rocco emanaba alegría y humor en cantidades inagotables. Si a eso le sumamos su repertorio de perpetradas canciones casi tenemos el mito completo. Porque fue Torrebruno el que provocó la recopilación de canciones infantiles en el mercado discográfico (que por aquél entonces todavía pertenecía al inigualable vinilo). "Querido, querido Pinocho", "Rocky Carambola", "La Guagua", "Rocky Chaparro"... Muchos presentadores y presentadoras han pasado por nuestras infancias catódicas, pero es indiscutible que nadie caló tan hondo como el transalpino. Torrebruno estaba acompañado por actores y actrices de la talla del genial Guillermo Montesinos y la desmadrada Paula Gardoqui. La locuela Pauloca usaba cuero negro y látigo, practicaba sadomasoquismo y otras perversiones. Fue la institutriz avanzada de los mocosos en estas parafilias. La fascinación por el color negro, y el sexo atmosféricamente presente, lejos de fijaciones que pasaran desapercibidas, marcaron alguna que otra generación. Porque Torrebruno supo "despertarnos". A golpe de trauma y de iniciación al sexo nos acompañó de la mano hacia una madurez mucho más dura de como nos la esperábamos. Gracias Rocco. O no.
El Recreo (1977) fue una derivación continuista de la Guagua. Algo así como un Torrebruno Strikes Back. Apoyado en su andadura por alguno de sus antiguos colaboradores en el autobús insular, Rocco volvía a nuestras pantallas. Pero el sabor de estulticia que emanaba el programa produjo algunas deserciones, a las cuales el transalpino encontró remplazo. Manolo de la Rosa y Raquel Rojo no pudieron más, y en su lugar entraron Mirta Bonet, y otro elemento que con el paso de los años, cual buen vino de rioja, llegaría a convertirse en otro monstruo mediático, anque de menor envergadura: el "mago" Juan Tamariz.
Juan Tamariz, el 3en1. El bueno, el feo y el malo

Para acabar nuestro viaje al inframundo torrebrunil, viajaremos hasta 1981, donde el italiano volvió a la carga, dispuesto a no dejar generación íbera alguna por traumatizar. Con el Sabadabadá el italiano de escasa altura se encumbró en lo mas alto de la escala bizarra. Se acompañó de Mayra Gómez Kemp para perpetrar el trauma sin que púber alguno escapara. Donde Rocco no llegaba, Mayra remataba.
El Sabadabadá se abría con los dibujos de la Hannah-Barbera ("Los autos locos", "Maguila el gorila", "Pepe Potamo", "La hormiga atómica", "El Lagarto Juancho", "La tortuga D'Artagnan y Dum Dum"...). Le proseguía Barrio Sésamo, la serie "Animales, animales, animales" y volvía al principio cual eterno devenir de Niesztche, es decir, al Torrebruno contraataca.
Posteriormente, el programa pasó a ser diario y se renombró con el original nombre de Dabadabadá (1982). Mayra se cayó en el 1,2,3... y Torrebruno fichó al simpar artista, maestro de maestros, genio entre genios, y odiado entre odiados, José Ramón Sánchez. En aquella época, cualquier objeto con hojas que cayera en nuestras manos, tenía cuasi seguro, una ilustración de éste "dibujante".
Como traca final, y ya para acabar, hacer mención honorífica a la troupe de chimpancés de la cual se rodeó el italiano. Sí, han leido bien: chimpancés. Rocco ya había iniciado su andadura en el circo, y cuentan las malas lenguas, que en el rodaje de Rocky Carambola quedó prendado de su partener, el mono Coco. Si teníamos ya poco trauma, esos amagos zoofílicos acabaron por derrumbar lo poco que el genial Torrebruno había dejado en pie. Y no sólo monos. ¿Y los tigres y los leones? Pues que todos querían ser los campeones. O sea"
El reparto traumático de la Guagua

2 Réplicas:

  At 24/6/05 00:22 Blogger 1977 afirmó:

Tigres... Leones... Todos quieren ser los campeones... :D

  At 9/2/15 12:50 Blogger proby afirmó:

Este artículo (o post, o lo que sea) es una verdadera gilipollez y una ofensa a la memoria del entrañable Torrebruno, que tan buenos ratos nos hizo pasar en televisión y que siempre ha sido injustamente denostado por los estúpidos, pedantes y cabezas huecas de este país, antes llamado España. ¡¡¡ VIVA TORREBRUNO !!!