<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
viernes, junio 17, 2005
12:17 a. m.

Jugando con muñecas

rubricado por Higronauta
"Tengo una muñeca vestida de azul, con su camisita y su canesú"
Canción popular infantil

La maravillosa imaginería de maese Berlanga y maese Azcona a principios de los setenta produjo una cult movie rompedora y fascinante en la cual Michel Piccoli se enamoraba enfermizamente de una muñeca de goma: Tamaño Natural.

Lo que no podían sin duda prever era que años más tarde, en pleno siglo XXI, su guión iba a pasar de la ficción a la realidad de una manera tan atroz. En otras palabras, y utilizando la consabida frase típicamente tópica, "la vida imita al arte". Visiten sinó la página The Real Dolls Museum y compruébenlo por ustedes mismos. Todo un canto a la nueva carne remodelada en látex. Olvídense de los esperpentos plásticos de antaño (modelo flotador con orificios varios) y adquieran ya el complemento perfecto para el aislamiento en nuestra cibernética sociedad. La compañera ideal, tan soñada por muchos, ha llegado. Es voluptuosa y manejable, multiusos y no emite palabra alguna. A partir de ahora sus relaciones serán mucho más sencillas gracias a la adquisición de una (o varias) de estas muñecas a escala 1:1. El límite sólo lo pone su imaginación (si es que a estas alturas, todavía les queda algo de ella).

En la web citada, a parte de encontrar un buen surtido de estas ciber-femmes y la carta de componentes (para que se la puedan confeccionar al gusto), podrán deleitar sus ojos con sus animaciones slow-motion, la mayoría de ellas de cariz erótico-festivo y aptas sólo para público adulto. Todo un espectáculo embriagadoramente bizarro, sólo para sus ojos. No esperen más, y adquieran su Real Doll antes de que se agoten. A parte de llenar ese hueco incómodo que habita en sus mundanas vidas, se convertirán en la envidia de sus familiares y amigos. Todo el mundo querrá tener, antes o después, (como mínimo) una. Y si no me creen, tiempo al tiempo. O no.

0 Réplicas: