<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
domingo, marzo 20, 2005
8:32 p. m.

Holly Bizarre Week

rubricado por Higronauta
"Bienaventurados los gansos"
La vida de Brian

Decía el sabio que "el mundo no avanza, gira". Y si en ésta, nuestra celtiberia querida, hay un momento clave durante el año para darse cuenta de ello es en estos momentos, recién iniciada la Semana Santa. Prueba feaciente de ello he tenido esta mañana cuando he bajado a la calle, y delante de una de las varias iglesias que pueblan mi urbe, me he topado con una inmensa cantidad de personal, palmón (o palma) en ristra, todos ataviados con sus mejores galas, para santificar el susodicho elemento resecado y amarillento. Hubiera sufrido una especie de salto interdimensional que me ha transportado a tiempos remotos si no fuera por los ropajes de los allí reunidos, y por el uso de las cámaras digitales.
Sin novedad en el potaje
Para los despistados y los aborregados, les informaré que tal día como hoy, se celebra (dentro de la comunidad cristiana-católica) la entrada de Jesucristo en Jerusalem. Vale, ¿pero que tienen que ver las palmas? preguntarán algunos. Pues más bizarro imposible: los ciudadanos de tan demacrado pueblo, al ver pasar a Cristo por el monte de los Olivos, lo recibieron con ramas (que digo yo que debe haber cienes de formas diferentes de recibir al presupuesto Mesías, pero parece ser que se habían levantado originales aquella mañana). Casi nada. Como dato sociológico, he estado a punto de iniciar una encuesta a ver cuántos de los presentes conocían este suceso, pero ante el fervor religioso que se fraguaba en el ambiente, he preferido evitarlo.
España, ahora y siempre, por los siglos de los siglos
Porque, amigos de la charanga y la pandereta, del bizarrismo y el mal gusto, de lo mostrenco y de lo contracultural, llega el tiempo para que España se quite la máscara tras la que vive semioculta durante el resto del año y nos muestre su forma más macabra, más beata, más retrógrada. Olvidémonos por una semana de la Unión (Ecónomica) Europea, de los avances tecnológicos y sociales (si es que realmente existen), de que somos un país progresista, moderno y competitivo. Mostremos al mundo entero que somos unos fervientes devotos de las tradiciones más costumbristas y reaccionarias (se hacen apuestas sobre el número total de autoflagelados por sus pecados que contemplaremos en nuestros aparatos de rayos catódicos), dejemos, por unos días, que la Santa Iglesia gobierne el país a su gusto y placer, gritémosle al Nazareno en su cruz, y lloremos por la muerte de Dios (cosa que recalcó más que bien, aunque en otro sentido, lógicamente, el maestro Nietzsche hace ya unos añitos). ¿Para cuando freak-o-tours organizados a la Semana Santa de Sevilla? ¿Se apuntan?


0 Réplicas: