<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
viernes, noviembre 05, 2004
7:19 p. m.

La trilogía olvidada

rubricado por Higronauta
"Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento."
Maquiavelo

Muchas triologías se han hecho famosas gracias al merchandising y al boca a boca. Desde Star Wars hasta el Señor de los Anillos, millones de adeptos y fans incondicionales las han apoyado y seguido, haciendo gala del fanfatalismo más freak en la mayoría de casos. Lo que poca gente sabe (y si lo sabe, a qué negar que no se nota) es que en tierras españolas se gestó una trilogía que poco o nada tiene que ver con el resto: la Trilogía Nacional.

Image Hosted by ImageShack.us

De la mano de los dos grandes de la comedia en España, Luís García Berlanga y Rafael Azcona, durante las tres películas (La Escopeta Nacional (1978), Patrimonio Nacional (1981) y Nacional III (1982)) se nos narra las desventuras del marqués de Leguineche (Luís Escobar, E.P.D.) y família, una vez termina el franquismo (amén) y empiezan los cambios democráticos en el país. Berlanga hace uso de la figura del marqués, elemento arquetípico de la nobleza aristrocrática, tanto para criticar este estamento social, como para retratar la sociedad del momento, de una manera ácida y mordaz, sin dejar títere con cabeza. Durante las tres películas, vamos viendo como los Leguineche van perdiendo poder y capital (por mucho que intenten evitarlo), pasando a vivir de un palacio a un piso en pleno centro de Madrid, y como han de adaptarse a las nuevas situaciones, muchas veces denigrantes para su alcurnia, de la manera más honrosa que pueden.
Plagadas de carismáticos y magníficos secundarios, como José Luís López Vázquez, Luís Ciges, Amparo Soler Leal o Agustín González entre otros, las tres películas conforman un micromundo, donde no existe diferencia alguna entre buenos y malos. Porque por mucho que sea marqués, Leguineche es un personaje que marca. Y no sólo porque sea una persona que posea una colección de bello púbico en frasquitos de cristal etiquetados.

Image Hosted by ImageShack.us

Ya me gustaría a mi poder ir a una maratón semejante a las que se hacen con otras trilogías, 9 horas encajonado en una sala de cine, disfrutando de estos personajes y sus hazañas. Sí, ya lo sé, soñar es gratis.

1 Réplicas:

  At 14/6/05 01:32 Blogger 1977 afirmó:

Yo hace ya tiempo que llevo pidiendo (más bien exigiendo) una edición especial en deuvedé de la Trilogía Nacional. Esto es cine español a reivindicar. Lo demás, cuentos chinos. Bueno, españoles, pero hechos en China, como todo.