<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
domingo, octubre 24, 2004
1:01 p. m.

Chusma

rubricado por Higronauta
"Chusma, chusma, somos chusma"
Siniestro Total

Lejos quedan ya aquellos personajes patrios que se forjaron un nombre y un reconocimiento gracias a su esfuerzo (ya fuese físico o mental) en los anales de la historia. En pleno siglo postmoderno la ordinariez y la soecería son los valores más vendidos en nuestra (su) sociedad actual. Y si no me creen, enciendan cinco minutos su aparato catódico. La pléyade de elementos bizarros que pueblan nuestra galería de famosos es largamente extensa. Así que dejen de estudiar, qué para poco les va a servir si no es para acabar amasando pizzas o vendiendo bocadillos y tomen nota.

Image Hosted by ImageShack.us

Para llegar a ser alguien en la zona ibérica existen tres métodos: tradición, encamamiento o enfoque catódico. Del primero vayan olvidándose (a no ser que aspiren al segundo) vayan olvidándose ya. Glorias patrias, mayormente extraídas del baúl del franquismo que de una manera u otra (sobretodo gracias a los medios y su público) sobreviven más que bien en una sociedad donde casi nadie tiene ya para pagar hipoteca alguna. Carmen Sevilla, Isabel Pantoja (ex de María del Monte), o Sara Montiel son ejemplos de este franquismo pasado por el reciclaje de la prensa rosa (o amarilla depende del caso). Para el encamamiento, únicamente han de escoger entre una persona del grupo anterior, e intentar acabar el asunto en fornifolle. Si la "cosa" funciona bien, tienen ya su puesto asegurado en el estrellato mediático. Podría citar a Dinio como hombre a seguir: vago, estulte, machista, vividor... y todo por el único precio de meterse entre las piernas de la momia. Aunque para admirada y vanagloriada, Belén Esteban, esa famosa por su relación con el torero que se hizo famoso por que le lanzaban bragas en las corridas (de toros), es el ejemplo de que la incultura y la ordinariez pueden llegar a todas partes y que nada han de temer ni de envidiar a un José Saramago ni a un Noam Chomsky por poner algún ejemplo. Es un David contra Goliath, aunque el problema aquí es que muchos desearíamos que el gigante hubiese aplastado de un pisotón a David, para quedarnos mucho más tranquilos.
Del grupo de famosos catódicos qué les voy a contar que no sepan. Surgidos de productos televisivos para el gran público (está visto que la relación entre público e inteligencia suele ser inversamente proporcional, a más espectadores, menos neuronas) viven eternamente de la inmundicia social y sociológica de nuestro país, reiterando hasta la saciedad los típicos tópicos vácuos y recurrentes a los que nos tienen acostumbrados.

Image Hosted by ImageShack.us
Lo peor de todo el asunto no es que existan estas tres subespecies (último bastión del homo sapiens, algunos de ellos cercanos ya al homo superior) sino su modus vivendi de regurgitamiento y antropofagia contínua en televisiones, revistas y otros medios varios (véase el chollo de Interviu sacando los pechos de todas las concursantes de GH o a la Belén Esteban comentando el GH6). Los unos se comen a los otros para expulsarlos después y así volver a iniciar el círculo, creando una maraña de hilos (casposos) que a medida que pasa el tiempo y van adquiriendo nuevos elementos, se va volviendo más y más espesa. Tan espesa, que a duras penas la (sub)cultura consigue entreverse. Y España sigue yendo bien...

1 Réplicas:

  At 26/10/04 09:02 Blogger Woed afirmó:

Si es que nuestro país es cañí por naturaleza. Hace tiempo que dejé de ver la tele gracias a internet y tal como va la cosa no creo que la tv mejore. Lo peor de todo es que la gente que paga sus hipotecas y va hasta el cuello es la misma que da audiencia a esa gentuza que presume de chales y grandes propiedades.