<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
domingo, agosto 27, 2006
7:12 p. m.

Festival erótico-festivo (I): The princess has come age

rubricado por Higronauta
"En la variedad está la diversión"
Un pingüino en mi ascensor

Presupone un servidor que el erotismo de las nuevas CGI (aka Computer Generated Imaginery) es heredero directo del dibujo de toda la vida, pero digievolucionado a una escala cibertecnológica para uso y disfrute de, en su gran mayoría, machos computerizados a nivel mundial.

Aún así, qué quieren que les diga, no consigo encontrarle la parte erótico-festiva a una serie de producciones que han salido al mercado y que no vienen a ser más que, o bien recreaciones de las aburrídisimas producciones fotoclónicas pornográficas, o intentos fallidos de pasar al mundo de las tres dimensiones los clásicos hentai del país del sol naciente. Principalmente por un motivo: la chusquedad de la imaginería utilizada y la triste animación de la que hacen gala. Pero claro, si hubo gente (mucha, a qué negarlo) que consideraron a Lara Croft, un personaje virtual con a penas un centenar de polígonos en sus orígenes, como mítico erótico por excelencia, ¿quién soy yo para poner esto en tela de juicio?


Pero vayamos a lo que vamos: The Princess Has Come Age. Que vendría a ser algo así como La Princesa se ha hecho adulta (y, ¿qué mejor acto para celebrar esa mayoría de edad que fornifollando como loca?), una producción italiana en 3D que intenta reflejar lo mejor de la animación XXX asiática quedándose a las puertas de conseguirlo.

!En una galaxia lejana una princesa
tan pronto como se hace adulta
tiene que elegir un marido.

Cinco príncipes provinentes de planetas cercanos
se han reuido en el castillo de la princesa,
pero sólo aquel que sea capaz de satisfacer
sus deseos seuxales se casará con ella.

Cinco noches de placer y lujuria esperan a la princesa.

...El desafío comienza".

Al más puro estilo Star Wars se nos presenta la historia. Toda ella. Porque ya no hay más argumento que éste, vamos. Y es que a partir de este momento, lo único que veremos es a la princesa copulando con sus cinco pretendientes que por orden de coito son:

1. El clásico enano (con barretina, eso sí) con un pene de dimensiones altamente desproporcionadas.


2. Un mecha (aka robot).


3. Una flor (sí, han oido bien, una flor) que utiliza sus zarcillos y pistilos para el acto de marras (!!!).


4. Un robot plateado de género femenino que fornica en gravedad cero.


5. Un monstruo cefalópodo, que a falta de miembro, utiliza una especie de coleópteros cuaternarios para poder traginarse a la adulta princesa y que eyacula por los poros de la cabeza.



Como les comentaba, lo único que acaece en los casi 47 minutos de película son las escenas virutalmente sexuales de la princesa (la única humana del cuento, faltaba decir) con sus cinco sempiternos pretendientes. A nivel técnico, aún dejando mucho que desear, hay que decir que es una de las mejores producciones de estas carácterísticas realizadas hasta el momento, pues si bien los personajes y animaciones pueden resultar algo chuscas (por no hablar ya de la dinámica de fluídos... imaginen cuáles...), la ambientación general está harto conseguida, lo cual consigue equilibrar bastante bien la balanza, dando un resultado técnico satisfactorio.

Caso a parte es la cuestión erógena. Como les comentaba, un servidor es de la vieja escuela, y ver a una muñeca tridimensional siendo copulada por una planta semi-carnivora, como que mucho erotismo no encuentra, para qué engañarnos. Por no hablar ya del sexo con esos dos bichejos voladores que practican el sexo vaginal y anal al mismo tiempo, mientras revolotean como libélulas beodas. Pero bueno...

Dos cuestiones antes de finalizar:

1. ¿Cuál de los pretendientes será el elegido de la princesa para sus goces amatorios?

"Después de cinco días de exhausta actividad
los pretendientes estaban ansiosos esperando
el veredicto de la princesa...

pero, inesperadamente,
tomó una rara decisión..."

Por no spoilear, me guardo la respuesta, pero si desean, gustoso se la daré, aunque, por motivos obvios, recomiendo visionado.

y 2. Por si pudiera darse el caso de demandas legales, los creativos informan al final de la cinta que "En cumplimiento de la U.S.C. 18, sección 2257, todas las modelos tenían 18 años a la edad del rodaje". Ahora que me expliquen a mi, ¿qué coño de modelos??

Por cierto, aquí tienen el trailer, por aquello de la curiosidad, ¿non?

Etiquetas: ,

5 Réplicas:

Violada por una flor! Como Joan Collins en Tales that witness madness!
Genial, voy a ver si la encuentro.

  At 28/8/06 11:44 Blogger Higronauta afirmó:

O como la mítica escena de Evil Dead. Aunque le aseguro que de violación no tiene nada en este caso, por lo gozoso de la femme en cuestión.

  At 28/8/06 14:32 Blogger kyra afirmó:

jajsjajsjajs que risa por dios....

  At 28/8/06 17:56 Anonymous Anónimo afirmó:

jjj, que cosas oiga, en mis tiempos las flores y los coños no se llevaban tan bien

  At 29/8/06 12:30 Blogger Higronauta afirmó:

Kyra toda la razón del mundo: componente erotizante 0 - jocosidad 8.

Como aportación anecdótica, don anónimo, por mi tierra se tiende a llamar de una manera harto eufemística al órgano genital femenino como "la flor".