<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
martes, abril 19, 2005
11:32 p. m.

Perros Callejeros

rubricado por Higronauta
"Planta cara a la sociedad que te da la espalda
No renuncies a la sociedad que tu cuerpo reclama
No te sientas marginado porque no te comprenden
¿Quién sera el equivodado?¿Quién?¿Quién será?"
Bordón 4 - Al Torete

El subgénero cinematogràfico kinki (aka barriobajero) nace a partir de la democratización de nuestro país, ante una serie de delincuentes sociales que atemorizan a la sociedad baturra de la época. Personajes como el Lute, el Vaquilla o el Nani son llevados a la gran pantalla, con la intención de hacer una crítica social, tanto de las condiciones sociales de ciertas zonas ibéricas (sobretodo extrarradios de capitales) como de la delincuencia que imperaba en aquella época.
Sin duda, uno de los personajes más emblemáticos de aquél género fue el Torete, protagonista de la mítica trilogía Perros Callejeros, del maestro José Antonio de la Loma. Interpretado por uno de aquellos delincuentes juveniles de las afueras de la ciudad Condal, narraba las (des)aventuras de varios jóvenes inmersos en el mundo del robo, el atraco y la violencia de una manera despiadadamente cruda, impactando directamente en el sistema nervioso del espectador de marras.

Se preguntarán a qué viene todo esto. Les explico: entre las noticias desinformativas que plagaban el diario gratuito de esta mañana me he topado de morros con una noticia que me ha recordado, y en qué medida, al personaje del Torete. Transcribo aquí la notica en cuestión:

"Los Mossos d’Esquadra detuvieron la madrugada de ayer en Castelldefels al considerado como el delincuente juvenil más peligroso de Catalunya, Antonio M. F., de 16 años, conocido como El demonio. Su localización se produjo después de que se saltara un control de tráfico de la Policía autonómica a bordo de un Ford Orion en el que iba acompañado de otros dos menores. La detención tuvo lugar tras una persecución de película, con tiroteo incluido, en el que resultó herido otro menor. El demonio acumula antecedentes penales por atracos a mano armada y delitos de sangre. En total, más de 50 detenciones y seis fugas de la Policía."


Qué engañados estábamos los que creíamos que la delincuencia juvenil era cosa del pasado, y que a estas alturas de siglo XXI la juventud española o estudiaba o trabajaba, siempre con la sana intención de forjarse un futuro de pro (ya saben, pareja, niños, casa, coche y perro aka american way of life). Debe ser cosa del Cuarto Poder, que con tanto terrorismo (ya sea regional nacional y/o internacional), fútbol, violencia doméstica, fútbol, perros asesinos, fútbol y motos acuáticas, no tenía espacio en sus parrillas "objetivamente informativas" (nótese el entrecomillado) para reflejar esa parte de la sociedad que tanto conviene ocultar (ojos que no ven...). Presupongo que para un país tan avanzado, progresista y neoliberalista como el nuestro, demostrar a los ojos del pueblo llano, que existen sectores sociales que permanecen estáticos después de 30 años de democracia, debe ser toda una derrota político-moral. O no.

0 Réplicas: