<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8489705\x26blogName\x3dHigroblog\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://higronauta.blogspot.com/\x26vt\x3d-745735929275756704', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
lunes, octubre 11, 2004
5:20 p. m.

Rob Liefeld

rubricado por Higronauta
"La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia."
Aristóteles

Hoy hablaremos de comics. Así que ajústense sus camisetas modelo
South Park, Star Wars o Spiderman que nos vamos a sumergir en el microuniverso de ese artista tan justamente criticado e icomprendido que es Rob Liefeld. Surgido en el boom de principios de los 90, cuando Marvel, vistas las perdidas económicas decidió fichar a una serie de jóvenes dibujantes (Todd MacFarlane, Jim Lee, Marc Silvestri, Will Portacio, Erik Larsen...) que para bien o para mal pondría patas arriba los personajes de la editorial.

Image Hosted by ImageShack.us

Como niños prodigios que eran (o que se creían) les empezaron mimando demasiado, cosa que creó
enfants terribles, que en el mejor de los casos, han acabado dedicando su vida a ganar dinero con "copias de copias de copias" de Spawns donde el concepto calidad es excluyente, cómo no. Lo que no se entiende bajo ningún punto de vista es como el mejor de ellos, Liefeld, haya caído en el injusto saco de los dibujantes más odiados de la historia del cómic. Se presupone que debe ser a causa de sus dibujos, que a ojos de profanos debe parecer desproporcionado, llenos de errores garrafales y de fallos de racord. Nada más lejos de la verdad. Por suerte, y para variar, en la zona ibérica se ha creado el primer colectivo en defensa de tan incomprendido autor: ADLO (Asociación en Defensa de Liefeld y Otros). Una página que no pueden dejar de visitar, porque les ayudará a entrar en el grupo selecto de personas que podemos decir con el pecho hinchado (tamaño Capitán América en la imagen superior) y la barbilla muy alta: Stan Lee es Dios, y Liefeld su profeta. Estudios rigurosos de sus trabajos, comparativas con otros autores (lógicamente) de menor calidad, estudios anotados, biografía... todo eso y mucho más en una de las páginas más divertidas sobre cómic que me he topado en la red. Y si no, juzguen por ustedes mismos y ya me contarán.

3 Réplicas:

  At 14/10/04 15:52 Blogger Woed afirmó:

Aún me acuerdo cuando salía del insti de FP a la hora del recreo para comprarme mis comics de Spawn, Wildcats y Youngblood. Recuerdo como un colega purista de comics se reía de mi por comprar comics de Liefeld y de Image.

Interesante blog, le enlazo al mio.

Asia-team es la web ;-)
A mí me pasaba lo mismo. Acaba de salir el Avengers: Heroes Reborn y no entendía que pasaba con los dibujos, aunque me los compañeros me comentaban que cómo podía gustarme Liefeld. Hasta que empecé a notar cosas raras, pies que rotos en escenas de lucha, musculaturas sobrexageradas... En ese momento pensé que Liefeld no sabía dibujar, pero gracias a ADLO me he dado cuenta de que era yo el que no sabía entender su ARTE (sí, sí, en mayúsculas).

  At 15/10/04 05:15 Blogger Woed afirmó:

Pues a mi una de los aspectos tan criticados de Liefeld, la musculatura inventada de los cuerpos, me encantaba. Eso de ver dibujado músculos sobreexagerados e inesxistentes me gustaba, lo consideraba arte. Tengo todavía por aquí un monton de números de Youngblood y sigo disfrutándolos cuando los veo.